Niña con ordenador
Una niña maneja un ordenador en una foto de archivo. GTRES

El uso frecuente de nuevas tecnologías en las escuelas no hace que los estudiantes sean mejores en lectura, matemáticas o ciencia. El uso moderado, sí.

Lo dice la OCDE, analizando los datos de su informe PISA 2012, y concluye además que los países que han realizado mayores inversiones en nuevas tecnologías para la educación no han obtenido necesariamente mejores resultados en los exámenes de sus alumnos en la última década.

En todo caso, dice la Organización, los alumnos que no aprendan a desenvolverse digitalmente no podrán hacerlo tampoco en su entorno social y económico, pero para eso hace falta una base educativa sólida tradicional.

Así, el informe Estudiantes, Ordenadores y Aprendizaje explica que a pesar de que solo el 42% de los estudiantes de 15 años en Corea y el 38% en Shanghai cuentan con ordenadores en sus centros, ambos países están entre los que obtuvieron mejores resultados en los tests de comprensión lectora y matemáticas dentro del apartado de habilidades digitales y también en el apartado off line.

Para la OCDE aún queda mucho por implementar y por hacer más efectivo el uso de las TIC en la educación. En 2012, el 96% de los alumnos de 15 años de los países de la OCDE tenían ordenador en casa, pero solo el 72% dijo usarlo -incluyendo portártil o tableta- en el colegio.

El 73,2% de los estudiantes usa ordenador

España es un buen ejemplo. Según el informe, en 2012 nuestro país contaba con casi un ordenador por cada dos alumnos de 15 años —ratio de 2,2 alumnos—, lo que situaba a nuestro país en el puesto número nueve entre los 34 de la OCDE; según los datos difundidos, el 73,2% de los estudiantes usa ordenador en el colegio.

Sin embargo, los resultados de los alumnos españoles en los exámenes de habilidades digitales fueron discretos: por ejemplo, obtuvieron 466 puntos en lectura digital, muy por debajo de la media de 497 de los países de la OCDE.

Uno de cada 20 estudiantes españoles presentaba problemas para encontrar la solución de un problema navegando por la Red; aquellos que sí lograban navegar, explica el informe, "se perdían" de media mucho más que los estudiantes de otros países.

Los resultados en matemáticas -resolución de problemas con ordenador- no son mucho mejores: 475 puntos, también bastante por debajo de la media de la OCDE (497). A pesar del alto uso de ordenadores en nuestro país, además, la tasa de respuestas acertadas a problemas que no requerían ordenador para ser resueltos (33,3%) superó a la de aquellos que sí (21,5%).

La brecha entre favorecidos y desfavorecidos

La OCDE apunta a que los estudiantes españoles usan de media Internet para sus tareas, tanto dentro como fuera de la escuela, más que otros países de la Organización. Y que, independientemente de su estatus socioeconómico, dice el informe, los estudiantes españoles pasan de media dos horas y 20 minutos los días del fin de semana, más que la media de la OCDE.

Los países que obtuvieron en el informe PISA mejores resultados en lectura digital fueron Singapur, Corea, Hong Kong, Japón, Canadá y Shanghai. Los que presentaron mejores habilidades para navegar fueron Australia, Canadá, Irlanda, Corea, Singapur y Estados Unidos; en estos países, dice la OCDE, los estudiantes seleccionaban mucho más cuidadosamente aquellos enlaces en los que pinchaban para obtener información.

En la mayoría de países, concluye el informe, las diferencias entre alumnos más y menos favorecidos respecto al acceso a Internet y a ordenadores cayó entre 2009 y 2012. En todos menos en cinco países de la OCDE, los alumnos más desfavorecidos pasaban más tiempo navegando por Internet fuera del colegio que los más favorecidos. No obstante, en todos los países, los alumnos más favorecidos emplean ese tiempo de forma más práctica.