La Policía Nacional investiga la muerte de un hombre adulto cuyo cadáver fue localizado la madrugada de este pasado lunes, en la zapata de hormigón que separa la muralla de la calle Betis de la lámina de agua del río Guadalquivir, según ha avanzado Diario de Sevilla y han confirmado a Europa Press fuentes del Cuerpo Nacional de Policía.

El cadáver habría sido localizado en torno a las 02,30 horas de la madrugada del lunes y la Policía Nacional sopesa principalmente la hipótesis de que este hombre falleciese como consecuencia de una caída "fortuita" y accidental desde el poyete de la calle Betis, donde actualmente el Ayuntamiento hispalense instala precisamente una baranda de seguridad para impedir caídas.

La instalación de dicha baranda, recordémoslo, deriva del intenso debate público y político suscitado después de que en noviembre de 2014, una joven polaca falleciese al caer también desde el poyete de la calle Betis hasta la zapata de hormigón, mientras tomaba una fotografía.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.