Carbajales de Alba
Imagen vía satélite de la zona de la provincia de Zamora en la que se busca un toro escapado de un encierro. GOOGLE MAPS

Uno de los cuatro toros que el pasado jueves participó en el último de los espantes de la localidad zamorana de Carbajales de Alba lleva suelto desde entonces, tras escapar del festejo taurino y llegar a una zona de difícil acceso situada junto al embalse de Ricobayo.

Fue visto por última vez en una hondonada cubierta de maleza a la que no se puede acceder en vehículo a motor y situada junto al embalse, entre Carbajales y Muga de Alba, sin que a las 18.30 horas del domingo se le hubiera dado aún alcance, ha explicado el alcalde de Carbajales de Alba, Manuel Fidalgo.

El toro no ha embestido a nadie y en el entorno se encuentran agentes del Seprona de la Guardia Civil, así como numerosos vecinos que se han acercado hasta allí.

En el lugar donde se encuentra el astado no existe riesgo para las personas por ser de difícil acceso, pero el problema puede darse si por la noche opta por salir de allí.

El animal, que tras el encierro iba a ser sacrificado, se intenta localizar con el fin de poder dispararle con un dardo tranquilizante que pueda dormirlo para luego llevarlo hasta un matadero.

No ha sido el único incidente registrado con los festejos taurinos de Carbajales de Alba en honor de la Virgen de Árboles, ya que en uno de los encierros por el campo uno de los toros desvió su camino, se adentró en el pueblo y los clientes de la terraza de un bar tuvieron que refugiarse dentro del establecimiento hostelero.

Empezó a embestir contra las sillas y mesas del bar, antes de que llamaran su atención los caballistas y regresara al campo sin que causara heridos.

Consulta aquí más noticias de Zamora.