La empresa Tecnofirmes ha comenzado las obras de acondicionamiento de la carretera que une la CL-605 con Hontanares de Eresma, en Segovia, uno de los viales más transitados de la provincia que se ha tenido que cortar al tráfico en reiteradas ocasiones por inundaciones debido a las inclemencias meteorológicas.

La Diputación Provincial asume con fondos propios estos trabajos, que tendrán un coste de 113.375 euros, según informan fuentes de la Institución.

Cuando llueve con intensidad esta carretera queda cortada por presentar balsas de agua y zonas intransitables. El acceso suroeste al puente sobre el río Eresma desde la CL-605 se realiza mediante un terraplén en rampa de 90 metros de longitud hasta alcanzar la cota del puente. Es precisamente en el inicio del terraplén y punto más bajo donde la calzada se inunda con las persistentes lluvias.

Por este motivo se va a proceder a alargar el terraplén y a elevar su rasante 1,54 metros, construyendo una obra de fábrica que facilite el paso del agua y así evitar la inundación de la carretera.

Este tramo es una importante vía de comunicación que enlaza las carreteras autonómicas CL-605 (Segovia-Arévalo) y A-601 (Autovía de Pinares).

Facilita además la salida y llegada de mercancías al Polígono Nicomedes García, en Valverde del Majano, y sirve de cierre a la SG-20 por el oeste de la capital, lo que convierte al tramo de la CL-605 a Hontanares de Eresma en una de las carreteras más transitadas de la provincia, con un porcentaje elevado de vehículos pesados.

Consulta aquí más noticias de Segovia.