España deniega el 80% de las solicitudes de asilo que llegan de potenciales refugiados

Una mujer carga con su hijo en brazos cerca de la ciudad de Gevgelija (Macedonia), a la espera de tomar un tren en dirección a Serbia.
Una mujer carga con su hijo en brazos cerca de la ciudad de Gevgelija (Macedonia), a la espera de tomar un tren en dirección a Serbia.
Unicef/Georgiev

Cumplir con "el deber moral" de auxilio y actuar en los países de origen de los refugiados. Esta es la receta que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ofrecen a Europa para solucionar la mayor crisis de refugiados desde la II Guerra Mundial.

Hasta 340.000 hombres, mujeres y niños han cruzado las fronteras de la Unión de manera irregular este año, según la agencia europea de control Frontex. En este contexto, España es la menos solidaria de las grandes economías.

El Ejecutivo recogió 3.800 peticiones de asilo entre enero y junio, pero solo aceptó el 20% en primera instancia, de acuerdo a los datos de la oficina europea de estadística Eurostat. El porcentaje de respuestas positivas en España está por debajo del 44% de 2014 y lejos de las cifras de otras naciones.

Bulgaria (7.330 demandas) es el país más receptivo, con un 92% de decisiones afirmativas, seguido de Dinamarca (2.990, 87%), Suecia (28.985, 74%), Chipre (635, 74%) y Noruega (4.620, 72%). Alemania lidera el número de solicitudes con 171.785, de las que consiente el 43%. Francia (26.555), Italia (25.200) y Grecia (6.240) dan curso al 27%, el 52% y el 41% de las instancias, respectivamente. Solo Hungría y Polonia se comportan peor que España, con porcentajes de aceptación del 10% y el 15%.

Además, la OCDE certifica que el nuestro es el país que más recortó en ayuda al desarrollo el año pasado (-20,3%, hasta 1.426,97 millones), aunque fue el propio organismo el que recomendó al Ejecutivo que redujese sus aportaciones en 2012. Hoy, España se sitúa a la cola de la ayuda internacional en el club de donantes al invertir un 0,14% del PIB. Esta clasificación la lideran Suecia (1,1% del PIB), Luxemburgo (1,07%), Noruega (0,99%), Dinamarca (0,85%) y Reino Unido (0,71%).

Por países, los ciudadanos sirios encabezan las llamadas de socorro a países europeos (199.960 requerimientos de asilo). Detrás se encuentran los kosovares (101.350), los afganos (82.350), los eritreos (63.445) y los serbios (48.435). Cada una de estas naciones está inmersa en conflictos civiles y/o militares de distinta índole.

Los puntos calientes en Europa

Kos, Samos, Lesbos... Acnur califica la situación en las islas griegas del Egeo como "caos absoluto". En Atenas, centenares de personas duermen al raso esperando una oportunidad.

Gevgelija.Macedonia ha declarado el estado de emergencia. De Gevgelija parten cada día cinco trenes con capacidad para 700 personas.

Presevo.Miles de expatriados entran en Serbia desde Macedonia por el paso de Miratovac. Después, deben registrarse en el campo de Presevo para continuar hasta Hungría.

Roszke y Budapest. El muro de concertinas de Hungría no detiene a los que llegan. La policía dispara gases lacrimógenos contra quienes intentan huir del campo de Roszke y les dificulta tomar los trenes en dirección a Austria.

Viena, Salzburgo. La desesperación ha empujado a nuevas y peligrosas formas de tránsito, como la que tomaron los 71 expatriados que murieron asfixiados en un camión el 28 de agosto. Otros 24 hombres fueron liberados el 2 de septiembre de una furgoneta que tenía las puertas soldadas.

Berlín, Múnich. Los centros de refugiados han sufrido 300 ataques por parte de extremistas neonazis en 2015, según datos del Ministerio del Interior alemán.

Lampedusa.La Marina italiana y los barcos de Médicos Sin Fronteras multiplican los trabajos de rescate frente a las costas de Libia y en el Canal de Sicilia. Al menos 2.535 personas han fallecido ahogadas en esta zona en lo que va de año.

Sigue el éxodo a Hungría

El corredor humanitario habilitado por Austria para aliviar la crisis migratoria parece no haber puesto fin al problema. Este lunes, de nuevo, cientos de refugiados de Oriente Medio entraron en Hungría procedentes de Serbia, lo que provocó nuevos incidentes en los que la policía usó gas pimienta.

En este sentido, Acnur de Italia hizo un llamamiento a los millonarios del país para que donen 15.000 euros, una cantidad que, según estiman, ayudaría a diez familias de refugiados sirios en Jordania durante un año.

España pide celeridad

La primera reunión de la comisión interministerial del Gobierno para tratar la crisis de los refugiados terminó este lunes con una noticia: España no pondrá límites para la acogida de refugiados procedentes de países en conflicto, que podrían superar los 15.000. "España está preparada para asumir su cuota de responsabilidad. Estamos dispuestos a asumir hasta donde haya que asumir", explicó el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón. Para ello, solicitó a la Comisión Europea que acelere su decisión sobre las cuotas.

De momento, según recordó Mariano Rajoy, la única cifra oficial adjudicada a España se eleva a 2.739 refugiados, de los que –según dijo– aún no ha llegado ninguno porque corresponde a Grecia e Italia (los territorios de entrada de estos solicitantes de asilo) determinar quién cumple o no las condiciones para otorgarle la acogida.

Por su parte, el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, abogó por acoger solo a un número "razonable". Además, la alcaldesa de Madrid pidió a los madrileños con pisos vacíos que los cedan para albergar a los refugiados. En Cataluña prevén la llegada de 2.000 en el plazo de tres meses.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento