El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, no entiende las críticas que ha levantado, entre la oposición y las asociaciones que trabajan con el colectivo de inmigrantes, la puesta en marcha de un registro de inmigrantes en situación irregular para mayor acceso sanitario, y ha defendido su desarrollo por la necesidad de una base de datos con su historia clínica.

"Tiene que haber una base de datos, ¿cómo puede parecer bien que se les de una tarjeta sanitaria y figuren en la Seguridad Social, y les parece mal un registro, una base de datos sanitarios? Entonces, ¿qué hacemos con ellos?, ¿qué no tengan una historia clínica?, ¿no tienen que figurar?", preguntaba el ministro en el hemiciclo del Senado, en respuesta a una interpelación del Grupo Socialista en la que le pedían la recuperación de la asistencia sanitaria universal y la garantía del derecho a la asistencia sanitaria.

"¿No está usted en un registro, señoría?", continuaba Alonso para afirmar que, "si se les va a conceder derechos y dar prestaciones, al menos habrá que exigir los mismos deberes y obligaciones de las personas que van a recibir atención en España. Al menos los mismos derechos y obligaciones que tenemos todos los españoles".

El ministro ha pedido "lealtad" a todos los grupos para organizar un sistema que "sea el más completo, más generoso, sensato, ordenado, con mejor control y menos discriminatorio de la Unión Europea". Por su parte existe la "voluntad del ministerio de ir con una alternativa que garantiza la protección de la salud de calidad, con seguimiento, con control y con una historia clínica completa de cada persona".

El objetivo es dar una prestación de asistencia social y sanitaria a personas que "se encuentren en situación de necesidad y no tengan otra alternativa; a personas a las que no se les haya exigido la cobertura sanitaria o el aseguramiento de la misma para poder tener su residencia en España; a personas cuyo estado de necesidad pueda estar acreditado por parte de la comunidad autónoma; personas que acrediten que viven en nuestro país, y, por tanto, tiene que acreditar un cierto tiempo de empadronamiento en España; y, en definitiva, todas estas personas entrarán a formar parte de un registro".

La propuesta, que se defiende en la Comisión de Prestaciones del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), "tiene que ser sería", y, por eso, "no se puede concederse a una persona que en situación irregular en el derecho a una prestación sanitaria de la Seguridad Social y, por tanto, la tarjeta sanitaria". "No se puede, porque nos mete en problemas, y sí supone una discriminación frente a otros ciudadanos extranjeros en situación legal o de origen comunitario", ha añadido.

Por su parte, la senadora socialista Encarnación Linares ha recordado al ministro que es una "exigencia moral" el derecho de las personas a la atención sanitaria y la protección a la salud. "Usted como máximo responsable está a tiempo de rectificar", ha reclamado.

La senadora ha señalado que este martes, 1 de septiembre, "es un día triste", sobre todo, para los inmigrantes irregulares, ya que hace tres años que entraba en vigor el RD de medidas garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional que les retiró la tarjeta sanitaria. "Estamos hablando de una población vulnerable que debería de gozar de las medidas de atención sociosanitaria y salud pública", ha advertido, para pedir la reiterada del mismo "por injusto, inmoral y cruel".

"no hablen tan mal de españa"

El ministro ha pedido a la oposición que no utilice este asunto para hacer campaña electoral y, sobre todo, que "no hablen tan mal de España". "España es un país que se ocupa de su gente y de los que están aquí", ha exclamado en el pleno del Senado, donde ha defendido que "de ninguna manera" se puede volver a la situación anterior al RD de Sostenibilidad del año 2012.

"No se va a volver a la situación de antes de 2012, porque no es universal. No era universal, excluye a españoles, excluye a comunitarios, es discriminatoria y no tiene ningún orden a la hora de la concesión de las tarjetas", ha advertido.

Asimismo, ha destacado el "coraje" y la "extraordinaria responsabilidad" con la que se desarrollo dicho Real Decreto, que confiere a España "una de las legislaciones más generosas" en lo que se refiere a la atención sanitaria.

La senadora, que ha acusado de mentir al ministro de Sanidad, ha finalizado su intervención lamentando el argumento esgrimido por Alonso. "No vuelva a enfrentar a los inmigrantes ilegales con los españoles", le ha pedido la senadora, quien ha recordado al ministro que la atención sanitaria de estos inmigrantes "ha sido por la puerta de atrás".

"No vuelva a decir que a todo el mundo se le ha atendido porque no es verdad, ahí están las denuncias", ha pedido la senadora, quien ha finalizado su argumentación pidiendo la rectificaron para que "estas personas tuvieran atención sanitaria en condiciones".

En su respuesta final, Alonso, que ha reprochado a la senadora su intervención en el pleno al acusarle de mentiroso, ha admitido que "se puede y se debe regular mejor", eso es lo que se pretende hacer este miércoles.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.