Las Diputaciones de Alicante y Castellón, gobernadas por el PP, han manifestado conjuntamente su rechazo a participar en el programa de ayudas para los libros de texto propuesto este martes por el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, por haber sido elaborado y anunciado "sin consultarlo previamente con las administraciones a las que se pretende implicar en su financiación".

Ambas instituciones consideran que, con esta actuación, Ximo Puig "ha roto el diálogo" con ellas y le han acusado en un conjunto de "atentar" contra "la autonomía de los gobiernos provinciales".

En este sentido, desde Alicante y Castellón se ha señalado que no se va a permitir que se intervenga de manera unilateral en el presupuesto y los gastos de las Diputaciones "porque la legislación deja bien claro que tienen competencias propias y se debe respetar su autonomía". Asimismo, estiman que lo que pretende la Generalitat es "gobernar con el presupuesto de las diputaciones".

Ambas instituciones han manifestado que las decisiones "se deben consensuar y no imponer", y han recordado que ésta es la segunda decisión que afecta a estos organismos que toma el presidente de la Generalitat "sin ni siquiera haber contactado con sus respectivos presidentes". Al respecto, han recordado que el pasado viernes se conoció la decisión de "expulsar" de los Consejos de Administración de las Autoridades Portuarias a ambos gobiernos provinciales "en una clara muestra de falta de talante y diálogo.

Desde las diputaciones de Alicante y Castellón se preguntan "dónde quedan las palabras que Ximo Puig pronunció en su debate de investidura en el que textualmente indicó que 'los ciudadanos nos han demandado diálogo y entendimiento, que sumemos esfuerzos y que construyamos un nuevo proyecto sin exclusiones y entre todos'".

Romper el diálogo

En esta línea, las diputaciones de Alicante y Castellón han concluido que con estas decisiones, el presidente de la Generalitat "ha decidido romper el diólogo con las diputaciones" y que, por tanto, "ese no es el espíritu de coordinación y colaboración entre administraciones que se acordó en la reunión que los presidentes de las tres diputaciones mantuvieron con el presidente de la Generalitat hace solo un mes, el pasado 29 de julio".

Desde las diputaciones de Alicante y Castellón se ha reiterado su disposición a "colaborar y coordinar actuaciones en aras de ayudar a paliar las carencias y mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos", pero también han advertido de que no encontrarán respaldo en estas instituciones "cuando lo que pretendan es instrumentalizarlas para pagar sus invitaciones".

Por su parte, desde la coalició Compromís en la Diputación de Alicante ha pedido este martes que la institución efectúe una modificación de crédito en el pleno del 16 de septiembre y ponga a disposición de las familias de la provincia de Alicante la ayuda para la adquisición de libros.

El diputado Gerard Fullana ha calificado la propuesta del programa de ayudas para libros de texto como "histórica" y ha opinado que "la Diputación ha de centrarse en colaborar en aquellas cosas realmente importantes para la ciudadanía, y potenciar el sistema educativo público es esencial".

Consulta aquí más noticias de Castellón.