La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en Málaga, Begoña Tundidor, ha asegurado que el Sistema Sanitario Público de Andalucía incorpora a su cartera de servicios el uso de plataformas predictivo-pronósticas de mama.

Así se lo ha anunciado este martes a la Asociación de Mujeres Operadas de Cáncer de Mama en Málaga (Asamma), durante una reunión que ha mantenido con su presidenta, Francisca Aguilar.

Este tipo de pruebas genómicas permiten clasificar mejor el riesgo de la paciente, en función del pronóstico, y facilitan la elección y el ajuste del tratamiento, lo que puede evitar, en determinados casos, el uso de la quimioterapia.

El desarrollo de técnicas de biología molecular ha propiciado la aparición de pruebas genómicas de carácter pronóstico y predictivo en cáncer, diseñadas para estimar el riesgo de recurrencia a la enfermedad y predecir con la mayor precisión posible la respuesta a la terapia adyuvante, o lo que es lo mismo, el uso de un tratamiento posterior a la terapia principal para aumentar la posibilidad de supervivencia prolongada sin que se reproduzca el tumor.

Para someterse a esta técnica, la paciente y el tumor deben cumplir una serie de criterios generales y específicos. Así, por ejemplo, como criterios generales, se encuentra que el tumor operado esté comprendido entre 0,5 y cinco centímetros; que no estén afectados los ganglios linfáticos ni haya metástasis; que el gen HER2 sea negativo o que los receptores de estrógeno sean positivos, entre otros.

Entre los específicos se valoran, según el tamaño del tumor, otras características cuya presencia o ausencia indican o no la aplicación de la técnica de predicción, según han informado desde el Delegación del Gobierno andaluz en Málaga en un comunicado.

Además, las pacientes deben cumplir una serie de requisitos, como poseer una edad igual o superior a 18 años, dar su consentimiento por escrito, y tener una situación general adecuada, que les permita, en caso necesario, someterse a quimioterapia adyuvante y terapia hormonal.

La indicación de la prueba la realizan los oncólogos de los hospitales que cuentan con Unidades de Oncología Médica, tras haber informado suficientemente a la paciente sobre las consecuencias que pueden derivarse.

Asimismo, la delegada le ha indicado a la presidenta de Asamma que, previo a la inclusión de estos test en la cartera de servicios andaluza, la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias ha realizado diversos estudios a fin de determinar la evidencia científica existente sobre las mismas. Concretamente, se han analizado Mamaprint Oncotype, Prosigna y EndoPredict.

Desde que estas pruebas comenzaron a solicitarse a principios de 2014, se han realizado más de 160 test de este tipo a solicitud de los especialistas en oncología médica, de los que 19 han sido en Málaga.

Con su incorporación a la cartera de servicios, se estima que este número ascienda a 400 en Andalucía, lo que supone, además, ponerlo a disposición de todas las pacientes que consideren los especialistas en oncología.

Según los resultados obtenidos en los ensayos clínicos, el uso de estas plataformas genéticas puede suponer un cambio en la decisión terapéutica de entre un 18 y un 30 por ciento de los casos, no sólo para no administrar quimioterapia si no es necesaria, sino también para administrarla a aquellas pacientes de pronóstico dudoso y en las que con la prueba se confirme que son mujeres con alto riesgo de recaída y, por tanto, la quimioterapia se hace necesaria.

El uso de los test genéticos permitirá estimar el riesgo de recurrencia a distancia de la enfermedad y predecir, con mayor precisión, la respuesta a la terapia adyuvante. Estas pruebas genómicas, por tanto, permitirán la clasificación de los pacientes en diferentes subtipos genéticos que podrían recibir un tratamiento de manera individualizada y más adecuada a cada uno de ellos. Básicamente, ayudan a identificar mejor que los criterios clínicos a las pacientes, que por su riesgo de recurrencia, podrían beneficiarse o no de quimioterapia. Todo ello con el objetivo último de aumentar la supervivencia en cáncer de mama.

Sistema de registro

Junto a esto, se ha diseñado un sistema de registro que permitirá conocer las características de los casos, las modificaciones de tratamiento en función de los resultados de las pruebas, la evolución de las pacientes y las consecuencias de la decisión tomada.

Este registro será gestionado por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía (Aetsa). Hasta que quede establecido definitivamente, serán los centros los encargados de recoger y conservar los datos de cada caso tratado, así como la información que se recabe durante las revisiones que tengan lugar durante el seguimiento que tendrán las pacientes durante los años posteriores a la prueba.

Con esta información, Aetsa elaborará informes periódicos que permitirá realizar análisis de los resultados para valorar la adecuación de las indicaciones, los cambios de tratamiento inducidos por los test realizados, así como la evaluación de costes cuando proceda.

Consulta aquí más noticias de Málaga.