Inmigrantes localizados en la costa de Libia
Imagen de archivo de inmigrantes localizados en la costa de Libia. EFE

Un total de 55 cadáveres han sido recuperados este miércoles y más de 2.800 personas rescatadas en diversas operaciones de salvamento desplegadas en el Mediterráneo, mientras navegaban en embarcaciones que habían salido mayoritariamente desde Libia con destino Italia. 

Los cadáveres iban hacinados en las bodegas del pesquero en el que viajaban junto con otras 439 personas que fueron salvadas y que habían partido con la intención de alcanzar Europa a través de Italia. Según las primeras hipótesis, los fallecidos habrían muerto por asfixia y por inhalar los gases nocivos que emitían los motores de la embarcación.

Se trata de una tragedia similar a la ocurrida el pasado 15 de agosto cuando fueron encontrados otros 49 cadáveres también en la bodega de un pesquero a pocas millas de las costas de Libia. Las bodegas son los sitios que las mafias y los traficantes de personas reservan a quienes quieren atravesar el Mediterráneo en busca de una vida mejor pero que no disponen de dinero suficiente para asegurarse un puesto en cubierta, según supervivientes.

Los pasajes para alcanzar el Viejo Continente varían, pero pueden rondar entre los 1.200 dólares (1.097 euros) y 1.800 dólares (1.646 euros) por persona, dijeron las mismas fuentes. En esta ocasión ha sido la nave sueca Poseidón, que ya había rescatado previamente a otras 130 personas, la que ha efectuado las labores de rescate del barco protagonista del último drama en el Mediterráneo. Al comenzar a socorrer a los inmigrantes que iban a bordo fue cuando vieron que había 51 cuerpos sin vida. Además, hoy también la Guardia Costera italiana ha recuperado a otros cuatro cadáveres en dos operaciones diferentes.

En una primera, la nave Fiorillo auxilió a 112 personas que iban a bordo de una embarcación en la que también se halló un cadáver, del que no se han detallado las causas del fallecimiento. Tampoco se conocen las razones de la muerte de otras tres mujeres que fueron encontradas en otra barcaza en la que los guardacostas italianos asistieron a otros 120 inmigrantes.