Rajoy
Rajoy, junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i), durante el debate de totalidad al Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales para 2016. EFE/Zipi

El PP ha utilizado su mayoría parlamentaria para rechazar las doce enmiendas de totalidad de los Presupuestos Generales del Estado de 2016 presentadas por toda la oposición de forma unánime. Las enmiendas, que se han votado en bloque, han sido rechazadas con 185 votos en contra frente a los 151 votos favorables y una abstención.

Los populares solo han contado con el apoyo de UPN (socio electoral de los populares), para rechazar las enmiendas de los grupos Socialista, de la Izquierda Plural, de CiU, UPyD, PNV y, dentro del Mixto, Amaiur, ERC, Coalición Canaria, BNG, Compromís, FA, y Geroa-Bai. El siguiente paso en la tramitación de los Presupuestos es la presentación de las enmiendas al articulado, cuyo plazo acaba mañana jueves 27 de agosto a las 14:00 horas.

En declaraciones a los medios, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho que en el Ejecutivo están "muy contentos" con el debate presupuestario y con la evolución de la economía española y ha subrayado que va a mantener esa misma política que ha sido "enormemente positiva" y que ha permitido "superar la etapa socialista". También en los pasillos, el líder socialista Pedro Sánchez ha afirmado que en el debate parlamentario se ha visto a un Gobierno "anclado en el pasado" frente a la opción de futuro que representa el PSOE, que apuesta por la "modernización de España".

"Patada adelante", "fraude", "precampaña electoral"

En la reanudación del debate sobre presupuestos, que este martes vivió su primera jornada, el portavoz del PNV en el Congreso, Pedro Azpiazu, ha asegurado que los Presupuestos Generales para 2016 son un "fraude" para la ciudadanía y ha pedido al Gobierno que no engañe a la sociedad con "publirreportajes" que contienen "mensajes envenenados prefabricados por sus asesores".

Menos improvisación y más consenso en lugar de simplezas y eslóganes de precampaña En esta segunda y última jornada del debate, Azpiazu ha dicho que la tramitación adelantada de las cuentas para 2016 es algo "atípico" y ha afirmado que lo más honesto hubiera sido convocar las elecciones. Así, le ha preguntado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por qué "se empeña" en hacer las cosas contra el sentido común y ha añadido que el próximo Gobierno se verá obligado a rehacer los Presupuestos.  Azpiazu ha cargado contra "el carrusel de bajadas impositivas" que son "injustas" y "una patada adelante electoral" a los problemas de los ciudadanos. Azpiazu ha pedido al Gobierno más coherencia, menos improvisación y más consenso en lugar de "simplezas y eslóganes" de "precampaña electoral".

El diputado de Amaiur Rafael Larreina ha criticado los presupuestos por ser continuistas y por no afrontar los problemas estructurales de España, como las "inasumibles" tasas de paro o la desigualdad creciente. Por parte de ERC, Joan Tardá ha dicho que los PGE "siguen anclados en el expolio" social y económico que sufre la ciudadanía catalana y ha explicado que Cataluña tiene el 16 % y recibe menos del 11 % de los recursos. Ha añadido que el 27 de septiembre los catalanes darán en las elecciones "una patada al culo, democráticamente" a los presupuestos y ha afirmado que los compromisos de los gobiernos españoles con Cataluña "no valen nada".

En nombre del BNG Olaia Fernández ha dicho que el PP pretende dejar en herencia su nefasta política económica, que ha sido diseñada con carácter estructural "para quedarse", de la misma manera que permanecerán las desigualdades y la precariedad social. La diputada de Coalición Canaria Ana María Oramas ha dicho al PP que la recuperación "no puede ser de Cádiz para arriba", por lo que ha pedido "justicia e igualdad".

En representación de Compromís, Joan Baldoví ha pedido a Montoro que deje de burlarse de la Comunidad Valenciana y ha comparado la relación del Gobierno central con su comunidad autónoma con un exprimidor: "Ustedes ponen la mano y los valencianos ponen las naranjas". Además, Baldoví ha arremetido contra el ministro de Hacienda por sus "proclamas triunfalistas" y ha señalado que los presupuestos incluyen "caramelos electorales". Desde Geroa-Bai, Bizente Serrano ha dicho que el Gobierno comete con los PGE un "acto de irresponsabilidad" al querer "atar de manos" al próximo Ejecutivo. Por último, Carlos Casimiro Salvador de UPN, que no presentó enmienda de totalidad, ha criticado al resto de grupos que "aparenten" ser oposición con unos textos "anclados en 2011" que aportan pocas recetas para solucionar los problemas.

El diputado de Foro de Asturias, Enrique Álvarez, ha cuestionado a Montoro sobre cómo espera que Asturias se incorpore al tren de la recuperación con estos presupuestos y ha añadido que la inversión para 2016 en esta comunidad es "demoledora" al adjudicarle un 7 % menos que el año pasado. Además, ha dicho que son unas cuentas caracterizadas por las "injustas transferencias" del Estado a las comunidades.

En octubre quedarán previsiblemente aprobados

Entre el 7 y el 11 de septiembre, la Comisión de Presupuestos que preside el socialista Enrique Serrano revisará las enmiendas parciales que queden vivas e irá aprobando los diferentes capítulos del Presupuesto, para que el dictamen pueda ser elevado al Pleno. Allí, los ministros irán defendiendo las cuentas de su departamento del 14 al 16 de septiembre, en una sesión plenaria que concluirá con las votaciones y el mandato de remitir el texto resultante al Senado.

La previsión es que la Cámara Alta deje finiquitados los Presupuestos en la semana del 13 al 15 de septiembre, un mes después de recibirlos, y cualquier modificación que se haya introducido en el Senado deberá ser ratificada por el Congreso, lo que ocurrirá previsiblemente en un Pleno que se celebrará el jueves 22 de octubre, dejando así aprobados los Presupuestos de 2016 antes de la disolución de las Cortes por la convocatoria de elecciones generales.