La Policía ha cerrado Parke Lane, una transitada calle del centro de Londres, y ha realizado una explosión controlada de un vehículo sospechoso tras frustrarse esta mañana un atentado con coche-bomba en la capital, ha informado la cadena pública BBC.

Las fuerzas de seguridad han establecido un cordón policial de 200 metros de diámetro en esa calle, y están revisando un tercer vehículo sospechos, precisó una portavoz de Scotland Yard, sin aportar más detalles.

La pasada madrugada, las fuerzas de seguridad británicas localizaron otro automóvil que podría haber causado un número importante de heridos o muertos si hubiera explotado, dijo el jefe de la policía antiterrorista de la capital británica, Peter Clarke.

Según la cadena de televisión Sky News, que cita fuentes policiales, el artefacto que se encontraba en su interior iba a ser detonado mediante un teléfono móvil .

La policía localizó "cantidades significativas" de gasolina, un número de cilindros de gas y una gran cantidad de clavos en el coche hallado en el distrito de teatros de Londres, dijo Clarke.

Agregó que era "demasiado pronto para especular" sobre quién sería responsable por la bomba.

La policía británica desactivó un "gran artefacto explosivo en el centro de Londres, que podría haber sido muy grave".

Se cree que como en el área no hay ningún edificio oficial, el objetivo era causar víctimas civiles.

Sky News citó fuentes no identificadas al asegurar que se trataba de una bomba "potencialmente masiva".

La bomba fue hallada horas después de que el flamante primer ministro británico, Gordon Brown, nombrara al gabinete con el que sucede en el gobierno a Tony Blair, que dimitió esta semana tras una década en el cargo.

Un ciudadano llamó un poco antes de las 3.00 de la madrugada (hora española) a la policía para alertar del coche aparcado situado en The Haymarket, una calle céntrica de la ciudad. Rápidamente acordonaron la zona y llamaron a los artificieros para examinar el vehículo.

Coche encontrado con los explosivos en una calle céntrica de Londres. (REUTERS TV)

Sacaron dos bombonas de gas que se encontraban dentro del habitáculo. Más tarde, los policías explosionaron de forma controlada la bomba.

Los policías explosionaron de forma controlada el artefacto

"Descubrieron lo que podría ser material potencialmente explosivo", declararon los oficiales de los artificieros añadiendo que cuerpos oficiales antiterroristas están investigando este suceso.

Actualmente la zona, próxima a la plaza de Piccadilly Circus y de la comercial Regent Street, se mantiene aún acordonada y cortada al tráfico, lo que está provocando grandes atascos en la capital británica. Además, los trenes del metro no paran en la estación cercana a la zona.

El gabinete de emergencias de Reino Unido (llamado COBRA), se va a reunir esta mañana para analizar la situación.

Pistas sobre los sospechosos

Un agente policial dijo en el lugar de los hechos que los testigos habían visto el vehículo yendo erráticamente antes de que el conductor lo estrellara contra unos cubos de basura a las puertas de un club nocturno, en la madrugada del viernes. El conductor salió del coche y huyó, según contaron.

Este suceso recuerda al 7 de julio de 2005, día en el que 52 viajeros murieron en atentados con bombas en el metro y autobuses de Londres