Un incendio declarado el pasado jueves en Acebo (en la Sierra de Gata, al norte de Cáceres) ha arrasado en torno a 6.000 hectáreas (según el último balance) y ha obligado a desalojar hasta tres localidades, la última ha sido la de Hoyos (de unos mil habitantes) en la madrugada de este viernes al sábado. En total han sido unos 2.400 los vecinos los evacuados, después de que el viernes desalojasen a unas 1.400 personas de Acebo y de Perales del Puerto, además de un cámping en Gata y otro en Hoyos.

A media tarde del sábado, los vecinos de Acebo y Perales del Puerto han podido regresar a sus hogares tras una mejora del incendio forestal en el entorno de estas localidades cacereñas después de pasar dos noches en varios albergues habilitados por Cruz Roja.

Durante estos días el operativo preventivo de evacuación ha incluido seguridad, transportes, itinerarios, atención médico-sanitaria y acogida en las localidades de Moraleja, en el Centro de Formación Agraria, Polideportivo y otras instalaciones municipales, y en Cáceres, en el Centro de Formación de Tropas (Cefot).

Incendio descontrolado

Mientras tanto, el fuego continúa avanzando sin control y sin que el viento remita, dificultando de este modo las tareas de extinción, según ha informado el director de Comunicación de Cruz Roja Extremadura, Jesús López Santana.

López Santana ha reconocido que la noche de este viernes al sábado ha sido "muy complicada", ya que el viento a obligado a los vecinos de Hoyos a dejar sus casas. "Otras vez se repitieron las escenas de nerviosismo, de personas que salieron con sus vehículos particulares, otras en autobús, otras en vehículos adaptados", ha indicado López Santana.

Los responsables del Plan Infoex han advertido de las dificultades de la extinción debido a las condiciones climatológicas (especialmente la intensidad del viento y la condensación del humo), los peligrosos accesos a las llamas y la escasa visibilidad.

Nuevos efectivos en las labores de extinción

Nuevos efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME), de las administraciones autonómicas de Andalucía y Castilla y León, y de Portugal se han sumado este sábado a las tareas de extinción del incendio forestal de la sierra de Gata.

El Plan Territorial de Protección Civil de Extremadura ha decidido aumentar el número de dotaciones que trabajan para sofocar el fuego, que sigue calificado de Nivel 2, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

Se suma por tanto una nueva sección de la Unidad Militar de Emergencia (UME) y otra se encuentra en previsión de viajar a la zona, además de incorporarse tres efectivos terrestres y aéreos de la Junta de Andalucía y otros tantos de la de Castilla y León. También han llegado medios de Protección Civil procedentes de la localidad portuguesa de Castelo-Branco, limítrofe con Extremadura.

"La mano del hombre está detrás de estos incendios"

A preguntas de los periodistas sobre las hipótesis que maneja la Junta en torno a los cinco incendios que este verano se han registrado en esta comarca, el presidente extremeño Guillermo Fernández Vara señaló este pasado viernes que, tal como indica la experiencia, "cuando se concentran incendios en una zona muy concreta es porque la mano del hombre ha debido de tener algún tipo de intervención, porque no hace ni más calor ni está más seca la Sierra de Gata de lo que está el resto de Extremadura". 

"Todo parece indicar que la mano del hombre tiene que estar detrás del inicio de estos incendios", ha insistido Fernández Vara. 

Consulta aquí más noticias de Cáceres.