El rock y la publicidad:
El grupo Wilco ha vendido la mitad de su último álbum a Volkswagen. (Archivo)
La banda liderada por Jeff Tweedy, Wilco, ha tomado una decisión tan arriesgada como lucrativa. El grupo ha vendido la mitad de las canciones de su último álbum, Sky Blue Sky, a Volkswagen. La firma empleará los temas en seis anuncios de su nueva campaña, que tendrá como eslogan Cuando entras en un Volkswagen, él entra en ti.

Se trata de una decisión consensuada por todo el grupo: «Creemos que es una manera más de que nuestra música suene», aclara Wilco en su página web.

Wilco se ha caracterizado por situarse del lado de sus seguidores apoyando las descargas por Internet. Sin embargo, muchos de los fans no aprueban su idilio con la marca de automóviles, ni tampoco algunas publicaciones especializadas.

La relación entre publicidad y música ha suscitado siempre un tenso debate entre los que defienden la libertad de los músicos para ceder sus canciones y los que creen que es un modo de perder la independencia ante la industria publicitaria.

En el pasado, varios músicos célebres rechazaron sustanciosas ofertas, como Bruce Springsteen, Neil Young o Tom Waits. El Boss fue tentado por la marca de coches Chrysler, que le ofreció 12 millones de dólares para utilizar el estribillo del famoso himno Born in the USA en uno de sus anuncios. Bruce se negó tajantemente. Al hacerlo, entró en el Libro Guinness de los Récords por haber rechazado la cantidad de dinero más alta por una colaboración así.

En España, las campañas televisivas dieron a grupos como Dover y su Devil Came To Me –varios segundos de su canción sonaban en un spot de la bebida Radical Fruit Company– el espaldarazo definitivo a sus carreras. Undrop, con su tema Train; Deviot, con Wait There, o La Rabia del Milenio, con Quiero vender mi pasado, también aprovecharon el tirón de la pequeña pantalla para triunfar.