Los expertos en prevención de ahogamientos recomiendan que los bañistas tengan mucha precaución al sumergirse en los embalses porque son zonas oscuras y pueden encontrarse con elementos peligrosos, como algún tipo de fosa. Además, advierten del cuidado que hay que tener al introducirse bruscamente en el agua fría, ya que puede producirse un corte de digestión.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el coordinador de Cruz Roja de Mérida, Fernando José Soriano, ha informado que los cortes de digestión son los casos "más llamativos". Así, ha explicado que el estómago al sufrir "un cambio brusco" lo que provoca es que la persona quede "inconsciente" dentro de la piscina y "se pueda ahogar".

Por ello, Soriano recomienda sumergirse en el agua "poco a poco, aclimatando y termorregulando el cuerpo al agua". Así como protegerse del sol y estar "siempre" hidratado. A los padres les aconseja "tener un buen medio inflable" para sus hijos y "nunca dejar a los niños sin manguitos aunque hagan pie".

El coordinador de Cruz Roja en Mérida, ha añadido el cuidado que deben tener los bañistas en los embalses porque son zonas más oscuras y puede haber "algún tipo de fosa" o cualquier otro elemento dentro del agua.

Asimismo, el socorrista del Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) Acuático de la Cruz Roja, Ángel Mendoza González, ha explicado que en los pantanos hay muchos más "peligros" que en las piscinas "porque son aguas estancadas" y podemos encontrarnos "muchos elementos" desconocidos y que "literalmente" hagan que una persona quede "agarrada en el fondo".

Intervenciones en caso de accidente

Mendoza ha asegurado que "el problema es la víctima pasiva", es decir, "una persona flotando en el agua por ahogamiento, que no respira". Así, ha explicado que hay que sacarla "inmediatamente" del agua y una vez fuera, se le realiza "la reanimación cardiopulmonar", además de llamar a los servicios de emergencia del 112.

El socorrista ha añadido que los rescates en embalses y pantanos es más complicado, ya que el "problema" es que las zonas son más grandes.

Miedos y precauciones de los padres

La madre de un bebé de 11 meses ha comentado que "siempre" está con su hijo y que "nunca" lo deja solo. Y ha añadido que es muy "importante estar con él" porque en cualquier momento puede ocurrir un accidente. Y ha insistido en que "en un segundo puede pasar cualquier cosa".

Una abuela de dos nietas, ha asegurado que "el miedo" que tiene es que "en un descuido" las niñas "traguen agua". Para ello ha comentado que "la precaución" es no quitarles "la vista de encima" y también que "no les de mucho el sol, darles crema, hidratarles bastante y que lleven sus manguitos".

Otra madre de un bebé ha recomendado que siempre haya "un adulto al lado" de los niños, ya que al ser pequeños, "se pueden acercar a la piscina y se pueden ahogar".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.