Viviendas
Imagen de varios bloques de viviendas. GTRES

La crisis es también una oportunidad. En el inmobiliario muchos han aprovechado la crisis para aguzar el ingenio y dar con nuevas formas de negocio. Es el caso de una empresa que ha fusionado vivienda, micromecenazgo y ahorro.  

Esta plataforma de crowdfunding permite a pequeños inversores depositar sus ahorros en inmuebles de promotores con una aportación mínima de 500 euros. Así lo explica al menos la compañía, que se llama Housers.

Esperan captar más de 1.500 viviendas y más de 300 millones de inversión en 3 añosEn este proceso, la empresa selecciona oportunidades para conseguir que los inmuebles en los que invierten los usuarios tengan una buena rentabilidad por el alquiler de esos inmuebles y altas posibilidades de revalorización. Ello permite al inversor tener ingresos mensuales y una plusvalía cuando el inmuebles sea vendido.

La cantidad mínima de inversión en la participación de la compra de viviendas, locales y naves industriales es de 500 euros. La compañía señala que ha adaptado sus sistemas para poner límites de inversión de acuerdo con la nueva Ley de Crowdfunding, de forma que los inversores no acreditados tienen un límite de 3.000 euros por proyecto y un máximo de 10.000 euros invertidos en un período de 12 meses en la plataforma, mientras que los acreditados no tienen límite.

Por otro lado, la plataforma permite a los pequeños inversores vender sus participaciones en un mercado interno, lo que "proporciona liquidez a un mercado que se caracteriza por su falta de liquidez en el momento de la venta". En conjunto, espera de esta forma captar más de 1.500 viviendas y más de 300 millones de euros de inversión a lo largo de los próximos tres años.