Los vecinos de Cinco Villas recuperan la tranquilidad tras unos días "muy duros" luchando contra el fuego

Los vecinos de la Comarca de Cinco Villas están recuperando poco a poco la tranquilidad tras unos días "muy duros" luchando contra el incendio forestal declarado este sábado en el término municipal de Luna (Luna).
Medio millar de efectivos trabajan en la extinción del incendio
Medio millar de efectivos trabajan en la extinción del incendio
DGA

Los vecinos de la Comarca de Cinco Villas están recuperando poco a poco la tranquilidad tras unos días "muy duros" luchando contra el incendio forestal declarado este sábado en el término municipal de Luna (Luna).

El fuego obligó a desalojar a unas 1.500 personas de los municipios de Biota, Asín, Orés, Farasdués y Malpica de Arba (pedanía de Biota), que ya han podido regresar a sus domicilios.

Además, las llamas han arrasado, hasta este martes, 14.146,03 hectáreas, de las que más de 7.000 son de masa forestal, 4.251 arboladas y 2.825 desarboladas, a lo que se suman 6.936 hectáreas de cultivos y 132 de otros usos.

El incendio está prácticamente controlado, han detallado a Europa Press fuentes del Gobierno de Aragón, para explicar que este miércoles el consejero de Presidencia, Vicente Guillén, y el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, mantendrán una reunión con los alcaldes en Biota y después visitarán la zona.

El presidente en funciones de la Comarca de Cinco Villas, José Luis Pola, ha señalado que ahora "todo está bastante calmado y creo que pronto dirán que está oficialmente desactivado", aunque al quedar afectadas "muchas hectáreas" podrían producirse "cambios de viento o focos con el calor, pero todo está en calma", ha remarcado.

Tanto los vecinos como los usuarios de dos residencias de mayores han regresado a sus domicilios y aunque el fuego ha causado un gran "desastre" forestal, "afortunadamente no ha afectado a las personas", ha dicho Pola en declaraciones a Europa Press.

SOLIDARIDAD

Los vecinos han mantenido una "tranquilidad relativa" este fin de semana, por la "gravedad de tener que dejar sus casas e ir a otros pueblos" aunque en las localidades de acogida han sido atendidos con "mucha solidaridad" por parte de sus habitantes. El incendio "se ha vivido con tristeza, porque además de grandes masas forestales ha afectado a muchas hectáreas de cultivo", ha lamentado.

De esta forma, "el fin de semana ha sido muy duro porque no sabíamos cómo iba a evolucionar" el fuego, si bien "a última hora de la tarde del domingo cambió el viento y facilitó que no se extendiera más".

El presidente comarcal ha destacado que durante todo el fin de semana tanto los responsables del Gobierno aragonés saliente como el nuevo presidente de la Comunidad, Javier Lambán, y su equipo, así como otros grupos parlamentarios de las Cortes, han visitado la zona para conocer la situación y atender a los vecinos.

Pola ha estimado que los nuevos consejeros comarcales, que tomarán posesión el día 16, "pedirán indemnizaciones" porque han quedado dañados cultivos y solicitarán la rehabilitación forestal de la zona.

DESOLADOS

Por su parte, el alcalde de Asín, una de las localidades que tuvieron que ser desalojadas, Rogelio Garcés, ha afirmado que en estos días "casi no hemos dormido", aunque ahora los vecinos "ya están más tranquilos".

"Estamos desolados" y han pasado este fin de semana viendo con "impotencia" como el fuego devoraba hectáreas de terreno, ha lamentado Garcés.

También el alcalde de Orés, Antonio Campos, ha coincidido en resaltar que están "volviendo a la tranquilidad", aunque "se pasan muchos nervios e incertidumbre al ver cómo el fuego avanzaba hacia el casco urbano", ha rememorado, al apuntar que las llamas se quedaron "a un kilómetro" de las calles del municipio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento