Trashorras
Nasredine Busba (i) y Emilio Suárez Trashorras (d) durante el juicio. (EFE). EFE
La defensa de José Emilio Suárez Trashorras, Gerardo Turiel, rebatió este jueves la acusación de cooperación necesaria en los atentados que existe contra su cliente argumentando que aun si se llega a suponer que "participó y colaboró diciendo al Chino que allí (en mina Conchita) había" dinamita, él no la cogió.

Turiel entiende así que Trashorras, en el caso de ser condenado, debería serlo por colaborador material de suministro de dinamita, lo que llevaría implícito el delito de suministro de explosivos que también le imputan la Fiscalía y las distintas acusaciones, aunque deberían aplicarle las eximentes de trastorno mental y haber sido confidente policial.

38.972 años de cárcel

Esta fue una de las principales alegaciones que durante más de tres horas expuso Turiel en defensa del ex minero, para quien la Fiscalía pide 38.972 años de cárcel, para tratar de demostrar que no cumple el principal requisito indispensable para ser condenado como cooperador necesario en el 11-M y que consistiría en "contribuir de manera consciente y voluntaria a ese propósito".

Además apuntó que mientras no se diga cuál es la dinamita "que estalló en los trenes no se puede acusar a su patrocinado de 192 asesinatos y por eso consideró que es "clave" conocerla para poder calificar el delito que le imputan, en contra de lo manifestado por la Fiscalía, que dijo que "daba igual".

Habría que demostrar que Trashorras contribuyó de forma consciente y voluntaria a proveer la dinamita
"No hacía falta 'Emilio' (e-mail) para que 'El Chino' recogiera la dinamita y además tampoco sabía que era un terrorista", recalcó el letrado tras hacer referencia a un informe policial en el que, según leyó, se indicaba que "cualquiera puede coger la dinamita que quiera"

Aseguró además que tampoco "nadie ha probado aquí, porque nadie puede probarlo, cuánta dinamita salió de Mina Conchita" y subrayó que "no lo podemos saber" y que "nadie lo ha demostrado" en la vista oral.