El Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo (León) ha sido multado con 2.000 euros por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) por vertidos a la Presa de la Tierra procedentes del polígono industrial de la localidad, una herencia del PP de este municipio que, como así denuncia el nuevo equipo de gobierno, ni presentó alegaciones ni pliego de descargo.

El expediente fue iniciado el pasado 9 de enero tras una denuncia de la Guardería Fluvial en la que se advertía de un vertido de aguas residuales susceptible de contaminación. Ese expediente culmina ahora con una multa, por falta leve, por importe de 2.000 euros.

La CHD apunta en su escrito de notificación que el Consistorio, bajo gobierno del PP hasta junio, "no ha tomado vista del expediente ni formulado alegaciones", dejando pasar el tiempo sin solucionar el problema, con el consiguiente perjuicio medioambiental y para los agricultores.

El equipo de gobierno actual, a través de un comunicad, recuerda que el importante problema de la falta de funcionamiento de la depuradora del polígono industrial de Villarejo de Órbigo no sólo ha sido advertido sistemáticamente en cada pleno del pasado mandato sino incluso hace sólo un mes a través de una denuncia pública de la candidatura socialista.

En ella se insistía en que los anteriores gobernantes "han pasado sistemática e irresponsablemente" del funcionamiento de una depuradora que tampoco ha solucionado la Junta de Castilla y León, promotora del recinto industrial y responsable medioambiental.

Los actuales gobernantes del municipio de Villarejo de Órbigo lamentan que, pese a las continuas advertencias, sus antecesores no hayan movido un dedo y esa desidia acabe con una nueva multa económica que pagarán "todos los vecinos".

"reiteración infractora"

El nuevo equipo al frente del Consistorio incide, para mayor gravedad, que no es la primera vez que las arcas municipales tienen que afrontar este tipo de sanciones, que han llegado a superar los 10.000 euros, amén del canon de explotación que supera los 20.000 euros.

En concreto, el expediente de CHD menciona que "el Ayuntamiento conocía perfectamente el carácter irregular y contaminante del vertido denunciado, apreciándose reiteración en la conducta infractora" tras otra multa sucedida en 2011, dos más en 2012 y otra en 2014, "habiendo desatendido numerosos requerimientos para que cesara en el vertido o lo legalizara".

El actual equipo de gobierno anuncia que ha comenzado ya a trabajar para solventar los problemas heredados. "El polígono industrial de Villarejo es vital para nosotros, debe estar en las mejores condiciones posibles y no será fácil después de tantos años perdidos, pero tenemos que conseguirlo por el bien de las industrias que allí se asientan, por nuestro medio ambiente y por los agricultores", advierten desde la Alcaldía.

Consulta aquí más noticias de León.