El verano llama hoy a nuestras puertas en un mes de junio cuyas temperaturas, comparadas con las dos años anteriores, han sido propias de otras latitudes. Sin embargo, el próximo trimestre será un poco más cálido que el que vivimos el año pasado. 

El jefe del Área de Predicción del Instituto Nacional de Meteorología (INM), Ángel Rivera, recuerda que las temperaturas de este mes de junio están dentro de la pauta normal en nuestro país. Lo que no fue normal fue el 2006, con temperaturas medias en los meses de verano superiores a la media: junio (+2,04), julio (+2,51), agosto (+0,15) y septiembre (+1,36).

Sigue la tendencia

Aunque los modelos de predicción a largo plazo no son tan exactos como los que se hacen a pocos días, Rivera asegura que este verano seguirá la tendencia alcista en los termómetros. Sobre todo lo notarán donde no están tan acostumbrados al sofoco, en el centro de Europa.

En España, asegura el responsable del INM, la subida de temperaturas en verano se notará más en la zona levantina, el sur del país y en el archipiélago balear.

Paradójicamente, en Canarias se prevé una temperatura media un poco por debajo de la media veraniega. Estas predicciones hablan de las medias de tres meses, por lo que, según Rivera, nadie nos salvará de los sofocantes picos de calor.

Más de tres grados

El Ministerio de Medio Ambiente maneja unas predicciones a largo plazo que aseguran que entre los años 2040 y 2070 las temperaturas máximas subirán entre 3,2 y 3,6 grados. La culpa, según los expertos, la tiene la actividad humana y sus emisiones de gases de efecto invernadero.

El calentamiento global convirtió al 2006 en el año más caluroso de nuestra historia y dejó 21 muertos en España. Además, está provocando el avance de enfermedades tropicales como la malaria o que especies como el mosquito tigre y la cucaracha americana ganen terreno. También los cambios ambientales han provocado que las medusas estén conquistando nuestros mares.

Cada año se detectan 500.000 cánceres de piel

El principal factor de riesgo del cáncer de piel es una exposición excesiva a la radiación ultravioleta. En las primeras exposiciones no se debe usar nunca menos del 15 de protección en los adultos y de 20 en los niños.

Debe aplicarse de 30 a 60 minutos antes y se debe repetir la aplicación después de cada baño, aun cuando el tiempo esté nublado, ya que dejan pasar el 90% de los rayos ultravioletas.
Los rubios y pelirrojos han de extremar las precauciones; evitar exponerse al sol entre las 12 y las 16 horas en verano, no pasar jornadas enteras en la playa y usar factores de prevención total. S. E.

A tener en cuenta en plena canícula

Hidratación: Hay que beber agua fresca en abundancia y asegurarse de que los niños y ancianos también lo hagan, aunque no tengan sed.

Huir del sol: Evitar la exposición directa al sol y no realizar esfuerzo físico en las horas de más calor.

Ropa: Es importante vestirse con telas ligeras, de colores claros y que permitan la transpiración.

La medusa no tiene rivales

Sergio Rossi, Biólogo del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC.

La principal causa de la plaga de medusas que viven las costas españolas está en la sobreexplotación pesquera del Mediterráneo. La actividad humana las ha dejado sin rivales en el mar, sin depredadores naturales como las tortugas, los atunes o las caballas. Además, se encuentran con menos competidores a la hora de conseguir alimento (plácton). Por otra parte, las propias medusas contribuyen a reducir la presencia de depredadores, ya que se alimentan de larvas de peces. Y hay que tener en cuenta que el mar recibe cada vez menos agua dulce, fundamental para la existencia de las fronteras salinas, el límite invisible que mantenía a las medusas alejadas del litoral y los bañistas. La reducción de las lluvias y la retención del caudal de los ríos da paso a una mayor concentración salina y de medusas junto a la costa.