Un total de 140 niños participan este año en las colonias urbanas que organiza Cruz Roja Zaragoza en las instalaciones que cede la Fundación la Caridad y que empiezan este lunes, 29 de junio.

Los menores que asistirán este año en los tres turnos programados son unos 130, con alrededor de 40 niños cada uno. Como viene siendo habitual, la demanda ha sido superior a las plazas ofertadas y hay niños que se han quedado en lista de espera.

No obstante, este año se realizarán, en la sede de Cruz Roja, una iniciativa con un grupo de 10 adolescentes, de 13 a 16 años, que por su tramo de edad quedan excluidos de las colonias.

De esta forma, el programa se amplía para que también puedan beneficiarse de las actividades de ocio y tiempo libre organizadas por el área de Infancia de Cruz Roja.

La labor de los voluntarios con este grupo consistirá en mejorar el rendimiento escolar de los jóvenes, dentro del proyecto 'Promoción del éxito escolar'.

24 VOLUNTARIOS

Este año participarán en las colonias 24 voluntarios que irán rotando o añadiéndose a lo largo del verano. Además, Cruz Roja Zaragoza sigue con la idea de fomentar el intercambio intergeneracional, entre abuelos y niños. De hecho, en algunas de las salidas y actividades participa voluntariado integrado por personas mayores, como la visita al Aeropuerto de Zaragoza.

El principal objetivo que se persigue con las colonias urbanas, insiste la directora Olga Escusol, es "servir de desahogo a los padres con el fin de que puedan conciliar la vida familiar con la laboral".

Todos los días se organizan salidas y actividades, que este año son más numerosas: piscina, cine, yincanas, museos, teatro, juegos, visita al casco urbano, a bomberos, al aeropuerto o a la Calle Indiscreta, entre otras. En el afán de Cruz Roja por difundir conocimientos de Primeros Auxilios, se realizan talleres de formación con los menores adaptados a su edad.

CUOTA

La cuota que pagan las familias está en función de su situación económica. "Más del 90 por ciento están becados, pero hay otros niños cuyas familias disponen de medios económicos pero quieren que vean otras realidades y circunstancias", ha explicado la directora de las colonias Olga Escusol.

Además de servir de respiro y tranquilidad a los padres, los niños que acuden a las colonias tienen garantizadas las necesidades básicas alimentarias durante su estancia. Todo ello para que los niños cuyos padres carecen de medios para pagar unas vacaciones o, simplemente, que no puedan acompañarlos a la piscina, puedan hacerlo y disfrutar del periodo estival en la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.