La NASA ha revelado la imagen tomada por la nave 'Dawn' de una "interesante montaña" detectada en la superficie del planeta enano Ceres, un montículo en forma de pirámide que se alza en una planicie a unos 5 kilómetros de altura.

A medida que la sonda se aproxima al planeta enano descubre nuevas sorpresas. Al principio fueron unas manchas brillantes en el interior de sus cráteres, ahora es este montículo que muestra "pendientes pronunciadas" y que sobresale en un lugar "relativamente plano".

"La superficie de Ceres ha revelado muchas características interesantes y únicas. Por ejemplo, las lunas heladas en el Sistema Solar exterior tienen cráteres con pozos centrales, pero en Ceres son mucho más comunes", ha explicado la investigadora principal, Carol Raymond.

A su juicio, "estas y otras características" permitirán a los expertos "comprender la estructura interna de Ceres que no se puede percibir directamente".

Se detectan nuevas manchas

La nave 'Dawn' ha estado estudiando el planeta enano en detalle en los últimos día a una distancia de 4.400 kilómetros y en agosto se aproximará aún más, hasta situarse a una órbita de 1.450 kilómetros.

'Dawn' ha estado estudiando Ceres a una distancia de 4.400 kilómetros y en agosto se aproximará hasta 1.450 kilómetrosEn las últimas observaciones, se ha logrado también una nueva visión de sus misteriosos puntos brillantes, situados en un cráter de aproximadamente 90 kilómetros de ancho. Las nuevas fotografías muestran, incluso, unas manchas más pequeñas que antes no estaban visibles.

Ahora se pueden ver, al menos, ocho puntos de brillo junto al punto de mayor tamaño y que, según los científicos debe tener, aproximadamente, 9 kilómetros de ancho.

Los científicos creen que se trata de un material altamente reflectante, como hielo o sal, no obstante la NASA ha advertido de que no se descartan otras posibilidades.

La misión 'Dawn' es la primera que visita un planeta enano. Ceres es el objeto más grande del cinturón de asteroides, que se sitúa entre Marte y Júpiter.