Los cuatro finalistas de 'La Voz 3'.
Los finalistas de 'La Voz 3' CARLOS SERRANO (MEDIASET ESPAÑA)

Tras tres meses de duelos musicales cargados de competitividad y emoción, la exitosa tercera edición de La Voz alcanza este miércoles (a partir de las 21.50 horas en Telecinco) su gran final, un último programa en el que el público elegirá al ganador entre las cuatro voces finalistas, todas ellas masculinas en esta ocasión.

El jurado estará presente, pero sólo para disfrutar del espectáculo y apoyar a sus candidatos. La decisión final será responsabilidad única de los espectadores, algo que a Antonio Orozco podría irle muy bien, ya que su elegido, Antonio José, parte como gran favorito. Este joven cordobés de 20 años no ha parado de recibir elogios desde el comienzo del concurso y se ha acabado convirtiendo en todo un fenómeno en las redes sociales.

No es nuevo en el mundo del espectáculo, tiene muchas tablas. De hecho, Antonio José representó a España en Eurojunior 2005, donde obtuvo una estupenda segunda posición con la canción Te traigo flores. Tanto éxito tiene una sencilla explicación, el gran encanto y carisma que derrocha al subirse al escenario. Por contra, al estar muy centrado en un tipo de música pop con toques flamencos, es quizá el menos versátil de todos los finalistas.

Laura Pausini, 'coach' revelación

Laura Pausini, coach que se ha convertido en la gran revelación de esta edición del talent show de Telecinco, apadrina a Maverick, un guapo muchacho castellonés de tan sólo 19 años que llegó al concurso con una dura historia detrás relacionada con su carrera musical. Un productor estafó a su familia, lo que los puso en una situación económica muy complicada.

El punto fuerte de Maverick es también su debilidad: su juventud El punto fuerte de Maverick es al mismo tiempo su mayor debilidad, su juventud. Tiene un aire moderno y una voz melódica en la que destaca su dominio del falsete, pero también tiene menos experiencia que sus rivales, lo que puede ser un inconveniente. Del mismo modo, su gusto por el pop internacional es un arma de doble filo, ya que, a pesar de dominarlo muy bien, en este tipo de programas familiares suele triunfar más la música en español.

Marcos, la apuesta de Alejandro Sanz, es un portugués de 24 años que vino a España por amor. En su país, ya tenía forjada una carrera, cantaba en cuatro bandas diferentes —una de rock, otra de folk, otra de soy una cuarta de góspel—, pero al venir a España tuvo que comenzar otra vez desde cero. Su registro vocal es extraordinario, quizá la mejor voz de todas las que han llegado a la final. Logra emocionar en todas y cada una de sus actuaciones. Sin embargo, Marcos emplea su torrente de voz en un estilo melódico demasiado clásico que a menudo suena a algo ya escuchado.

El veterano, con Malú

Por último, Malú cuenta con el candidato más mayor de todos, Joaquín, un profesor de música de 32 años que tiene un pasado muy ligado al espectáculo. Hizo muchos bolos y participó en musicales, pero poco a poco se fue centrando más en la enseñanza y dejó los escenarios de lado hasta que optó por presentarse al casting de La Voz. Como profesor de música posee algo en lo que es insuperable, el dominio total de una voz que, además, es muy original, inconfundible. A pesar de su sobresaliente técnica, Joaquín falla un poco a la hora de empatizar con el público. Su elección de canciones tampoco ha sido muy acertada de cara a ganarse el favor de los espectadores.

Para conseguir llevarse a la audiencia de calle, La Voz (que la semana pasada fue líder con un 22,7% de share) se enfrentará este miércoles a Sin identidad (Antena 3) y Pesadilla en la Cocina (La Sexta). La 1, por su parte, emitirá en su prime time una reposición de Águila Roja.