El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha pedido al Ayuntamiento de La Puebla de Alfindén (Zaragoza) que acometa la correcta prestación del servicio de alcantarillado en la calle Cortes de Aragón del municipio.

Asimismo, le ha solicitado que evite los daños y perjuicios que producen los posibles defectos de la red general que transcurre por esa vía y las calles adyacentes en inmuebles próximas, como los de la calle Fabla Aragonesa.

Así lo ha solicitado tras recibir el pasado 11 de marzo una queja donde se afirmaba que el alcantarillado de esta última calle "no funciona adecuadamente" de manera que, cuando llueve, se satura la arqueta municipal y el agua revoca hacia el interior de las fincas próximas, causando filtraciones y daños.

Desde el consistorio de La Puebla de Alfindén se ha remitido un informe al Justicia en el que se explica que la calle Fabla Aragonesa "es de propiedad privada y, por tanto, las redes y servicios que discurren por debajo de ella son también privadas".

Además, expone que hace unos cuatro años se ejecutó la calle Cortes de Aragón —obra que no ha sido recibida por el ayuntamiento— a una cota de rasante superior a la de otra calle, la de Fernando Moliné, "lo que originó la creación de un punto bajo" en ella a la altura de la calle Fabla Aragonesa.

Este último "dispone de un desagüe que deja de funcionar al saturarse la red general", han indicado desde el consistorio, para apuntar que la saturación de las redes generales de saneamiento, siempre que se produzca con cierta excepcionalidad, "puede considerarse que entra dentro de la normalidad debido al régimen de precipitaciones en esta zona" de "mucha aportación de agua en poco tiempo".

Igualmente, ha sostenido que una vez ejecutada la calle Cortes de Aragón "es muy complicado, casi imposible y muy costoso económicamente, evitar la saturación" del citado colector.

Corto plazo

El Ayuntamiento de La Puebla de Alfindén también ha manifestado al Justicia que, "al menos a corto plazo, parecería más razonable aplicar medidas que minimizasen las afecciones producidas como la implantación de válvulas anti-retorno en las arquetas de la calle Fabla Aragonesa, así como la realización de un ligero recrecimiento del viario que evitase la entrada de agua a esta calle desde el punto bajo existente en la calle Fernando Moliné".

No obstante, desde el Ayuntamiento han reconocido que "no es posible precisar el momento exacto" de ejecución de estas medidas. Al respecto, el Justicia de Aragón ha celebrado el "interés" del consistorio en solucionar el problema, pero al no concretar plazos, le ha recomendado "que adopte las medidas necesarias para acometer la correcta prestación del servicio de alcantarillado" en esa zona.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.