El príncipe Carlos y la reina Isabel
El príncipe Carlos y la reina Isabel II, en la inauguración del Parlamento. GTRES

El Gobierno británico ha desvelado una nueva remesa de la correspondencia con la que el príncipe Carlos trató de influir en varios ministros en asuntos como introducir la homeopatía en el sistema público de salud, mejorar la comida de los hospitales y aumentar los recursos para proyectos culturales.

El príncipe Carlos y miembros del Ejecutivo de Blair discutían las condiciones de las tropas en Irak

A raíz de una batalla legal que inició el diario "The Guardian" hace diez años, el mes pasado se hicieron públicas 27 misivas que el heredero al trono británico intercambió con miembros del Ejecutivo de Tony Blair entre 2004 y 2005, en las que, entre otros asuntos, se discutían las condiciones de las tropas británicas en Irak.

Entre las 17 misivas que salieron a la luz, escritas entre 2007 y 2009, diez corresponden a intercambios entre el príncipe de Gales y los ministros de Salud laboristas Alan Johnson y Andy Burnham. Carlos de Inglaterra se muestra en esos textos favorable a generalizar el uso de remedios alternativos a la medicina en el sistema público e "integrarlos", de forma que "el mismo doctor pueda sugerir tratamientos convencionales y/o remedios complementarios".

El príncipe expresa su preocupación por las "amenazas" que sufren los centros especializados en homeopatía y subraya su interés en promover los remedios alternativos, "a pesar de las oleadas de improperios que se han lanzado a lo largo de los años desde la clase médica y científica".

En una de sus respuestas, Johnson dice a Carlos que la decisión de dedicar fondos a la homeopatía se toma a nivel local y que algunos centros médicos han dejado de financiarla o están en proceso de adoptar esa medida tras iniciar una "revisión clínica".

En 2010, un año después de las últimas cartas del príncipe Carlos publicadas, un informe elaborado por el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes concluyó que la homeopatía tiene una eficacia similar al placebo y que cualquier efecto sobre la salud se debe a la creencia de los pacientes en esos remedios. En su correspondencia con los responsables de Salud, el príncipe de Gales traslada su interés en que se mejore el servicio de comedor en los centros públicos y se interesa por la gestión de los alimentos que sobran en las cocinas de los hospitales.

En otras cartas del heredero al trono se abordan temas culturales y artísticos, como la necesidad de recuperar edificios y lugares históricos que permanecen en un estado de "abandono" en el Reino Unido.

Las cartas muestran la "preocupación" de Carlos "por el Reino Unido y el mundo en general"

En una misiva de 2009, Carlos felicita al recién nombrado ministro de Cultura Ben Bradshaw por haber "ascendido en el mundo" y le sugiere que dedicar recursos a la reparación de ese legado histórico, situado a menudo en "zonas deprimidas", marcaría "una gran diferencia" en esos lugares. "Mi Fundación por la Regeneración ha trabajado durante muchos años para ayudar a iniciar ese tipo de proyectos y mi experiencia ha sido invariablemente que son un gran éxito", indica el primogénito de Isabel II.

Dos años antes, Carlos había escrito a la secretaria de Estado de Vivienda, Yvette Cooper, hoy candidata a liderar el Partido Laborista, para plantearle la necesidad de construir viviendas en enclaves rurales.

En respuesta, Cooper afirma que sostiene "la sólida opinión de que la Fundación del Príncipe debería desempeñar un papel significativo en el fomento y el diseño de elementos de pueblos sostenibles". En un comunicado, Clarence House, residencia oficial del príncipe, aseguró que las cartas muestran la "preocupación" de Carlos "por el Reino Unido y el mundo en general".