Amplía la casa y tapa una ermita
Vecino observa cómo la vivienda reformada oculta la ermita. (Rafa Molina)
La obra es legal, pero ni a los vecinos ni al párroco de Santa Cruz les gusta. La reforma de una vivienda en Santa Cruz recorta profundamente la visión de la ermita del Barrio. De hecho, ya oculta el pequeño campanario de su blanca fachada y uno de sus laterales.

La obra, situada en el número 2 de la calle San Antonio, supone la construcción en altura de una nueva planta, en forma de cubo, que impide admirar desde la zona del Portón la fachada al completo de la emblemática parroquia. En Urbanismo explican que la obra es legal y que el pasado 13 de marzo se concedió licencia para «reforma, ampliación y aumento de vivienda unifamiliar» a la mercantil Promociones Cuquet de Llum.

El dueño de la casa, el señor Carmelo, afirma, por su parte, irónico y entre varios albañiles, que «no tapa nada» y que «cree» tener permiso. Pero a los vecinos no les gusta la ampliación y menos que esconda la mitad de la recoleta y sencilla parroquia.

Y así, la dirigente vecinal María Dolores Peretó considera «un obstáculo» la nueva casa, cuyo solar, paradójicamente, deseaba ajardinar el Patronato Municipal de la Vivienda para que se viera mejor la iglesia.

Y tampoco al párroco del barrio, Rafael Pacheco, «completamente en desacuerdo» con que una vivienda privada «apague la visión de este símbolo religioso de Alicante».