La Policía Local ha intensificado en los últimos días, en colaboración con agentes de la Guardia Civil, los controles de tráfico en el centro de Santiago y también en las principales vías de acceso a la ciudad. La iniciativa forma parte de una campaña nacional de la Dirección General de Tráfico (DGT), que en Compostela se aprovecha para estrechar el cerco sobre los excesos del alcohol ante el auge de las fiestas universitarias. Coincidiendo con los exámenes de fin de curso, aumenta considerablemente la ingesta de alcohol al volante, sobre todo las noches de miércoles y jueves entre los jóvenes que dicen adiós a la ciudad y a la clases. Y también se dispara el número de accidentes. Cada año, el 092 realiza en el municipio santiagués unos 1.500 controles a cualquier hora del día, ya sean de alcoholemia, velocidad, cinturón o casco.