Tacha al mercado de trabajo de «rígido». El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, apostó ayer por abaratar los costes de despido de los contratos indefinidos y por cambiar los sistemas de negociación colectiva para adecuar mejor los salarios de los trabajadores a las condiciones reales de las empresas.

Fernández Ordóñez, que hizo estas declaraciones ayer durante la presentación del Informe Anual del Banco de España 2006, señaló «la rigidez» de la negociación colectiva y los «elevados costes del despido» como los dos problemas fundamentales del mercado de trabajo, que conducen a los empresarios a optar por la contratación temporal. Una de las medidas que el gobernador del Banco de España propone para mejorar la situación  es liberalizar el mercado y privatizar sectores claves de la economía, como el mercado de las telecomunicaciones, el sector energético o el transporte ferroviario.

Ordóñez tampoco olvidó  a los inmigrantes, a los que reconoció su contribución al crecimiento económico, y a la población de mayor edad, cuya participación laboral habría que incentivar, explicó.