Con la aprobación hoy de la Ley de Investigación Biomédica, España se sumó al grupo de países que permiten esta técnica -Reino Unido, Bélgica, Suecia, Japón, Australia, Israel, Corea del Sur y Singapur- aunque en otras naciones hay equipos científicos que investigan en este campo.

La clonación reproductiva, es decir, la creación de un ser idéntico a otro, no está autorizada en ningún país del mundo

La clonación reproductiva, es decir, la creación de un ser idéntico a otro, no está autorizada en ningún país del mundo ni está demostrado que se haya logrado a pesar de los anuncios en este sentido realizados por varios científicos o por la secta de los raelianos, que llegó a asegurar que podría clonar a Jesucristo.

La clonación terapéutica, aprobada hoy por el Congreso de los Diputados, persigue la obtención de células madre mediante la transferencia del núcleo de una célula adulta a un óvulo sin núcleo para crear tejidos que podrían servir en la curación de enfermedades.

Esta técnica fue aprobada por primera vez en Reino Unido en 2001.

La ley británica autoriza la clonación de embriones de menos de 14 días para obtener células madre con fines terapéuticos y se lleva a cabo a través de un estricto sistema de concesión de licencias desde Comité de la Investigación de las Células Madre.

El Reino Unido, el primero en autorizarla

En agosto de 2004 el Reino Unido abrió la puerta por primera vez en Europa a la clonación de embriones humanos con fines médicos al autorizar a la Universidad de Newcastle a investigar tratamientos para la diabetes y los males de Parkinson y Alzheimer.

En noviembre de 2006 un equipo de científicos británicos encabezados por el profesor Lyle Armstrong pidió a las autoridades del Reino Unido licencia para crear embriones híbridos humano-bovinos, de los que se podrían extraer células madre.

Aunque en un principio la petición no fue bien recibida por el Gobierno británico, finalmente el pasado mes de mayo el Ejecutivo presentó un proyecto de ley que permite la utilización de embriones híbridos de humanos y animales (conocidos como "quimeras") en la investigación médica, aunque no podrán crecer durante más de 14 días ni ser implantados en un útero humano.

Bush no está dispuesto

En Estados Unidos el presidente George Bush restringió las ayudas federales

En Estados Unidos, en agosto de 2001, el presidente George Bush, firme detractor de la investigación con células madre, restringió las ayudas federales a la investigación con las líneas celulares ya existentes. La Cámara de Representantes, de mayoría republicana, aprobó un proyecto de ley para prohibir todos los tipos de clonación, aunque luego esta iniciativa se estancó en el Senado, controlado por los demócratas.

En Europa además de Reino Unido y ahora España, sólo Bélgica y Suecia autorizan la clonación terapéutica.