El director general del OIEA, Mohamed El Baradei, instó a Irán a aplicar una moratoria sobre su programa de enriquecimiento de uranio y advirtió de un posible conflicto si no se vuelve pronto a la mesa de negociaciones.

No obstante, El Baradei aseguró que se estaba aún a tiempo para reconducir la situación, mientras el embajador iraní ante la OIEA aseguró que Irán ya "domina la tecnología del enriquecimiento".

Advertencia a Irán

"Si seguimos de la misma forma que ahora veo que nos movemos hacia una confrontación. Utilizar la fuerza sería catastrófico, un acto de locura", dijo en Viena el responsable del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Si seguimos de la misma forma que ahora veo que nos movemos hacia una confrontación

"Por un lado tenemos a Irán que está aumentado sus capacidades y conocimientos de tecnología delicada, por otro, el OIEA es incapaz de verificar si se trata de un programa (nuclear) pacífico", se lamentó El Baradei.

"Insto a Irán a que considere imponerse una moratoria sobre el aumento de capacidades en el sector de las centrifugadoras (para enriquecer uranio). Sería una buena medida de crear confianza", dijo al final de una reunión de la Junta de Gobernadores del organismo.

Tres años para la bomba

En todo caso, El Baradei aseguró que la comunidad internacional aún dispone de tiempo para alcanzar una solución diplomática.

Incluso si Irán quiere hacerse con un arma, aún le quedan entre tres y ocho años para lograrlo

"Incluso si Irán quiere hacerse con un arma, aún le quedan entre tres y ocho años para lograrlo. Tres años es mucho tiempo, debemos invertir este tiempo en diplomacia creativa. No veo otra solución que una solución diplomática", aseveró.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidos exige a Irán la suspensión de sus actividades relacionadas con el enriquecimiento de uranio, un material especialmente delicado por su posible doble uso, civil y militar.

Irán ha intensificado en las últimas semanas la instalación de centrifugadoras de gas para enriquecer uranio en contra de las exigencias del Consejo de Seguridad y, según dijo hoy El Baradei, en julio podría tener ya unas 3.000 en funcionamiento.

Domina la tecnología

Teherán tiene planes de instalar en el futuro otros 50.000 de estos equipos para producir combustible nuclear, aunque EEUU y la Unión Europea (UE) temen que podría enriquecer uranio hasta niveles tan altos que sean aptos para fabricar bombas atómicas.

Irán anuncia que restringirá la colaboración con los inspectores en caso de nuevas sanciones
Por su parte, el embajador iraní ante el OIEA, Ali Asghar Soltanieh, aseguró que su país "domina la tecnología del enriquecimiento" y advirtió que Teherán restringirá su cooperación con los inspectores de El Baradei si el Consejo de Seguridad aplica nuevas sanciones contra la República Islámica.

"Cada resolución y cada acción (del Consejo de Seguridad) va a provocar una reacción de Irán y eso seguirá siendo así", dijo Soltanieh en declaraciones a la prensa.