Pascua Militar
Felipe VI preside, acompañado de doña Letizia, la celebración de la Pascua Militar, a la que asisten representantes de las instituciones del Estado, los tres Ejércitos y la Guardia Civil, pasa revista a una formación de la Guardia Real en el Patio de la Armería del Palacio Real. Juan Carlos Hidalgo / EFE

El Supremo ha anulado la sanción que llevó un mes a la cárcel al portavoz de la Asociación Unificada de Militares, el subteniente Jorge Bravo, por una falta grave cometida al criticar gastos superfluos en época de recortes, en un fallo que admite la "crítica" ponderada al Ejército de sus miembros.

La organización justifica limitaciones a la libertad de expresión"Las características de profunda jerarquización, disciplina y unidad, que resultan indispensables a la organización militar para poder cumplir sus fines, justifican limitaciones a la libertad de expresión", reconoce el Supremo en una sentencia de la que ha sido ponente la magistrada Clara Martínez de Careaga.

El fallo señala sin embargo, a continuación, que lo anteriormente dicho "no excluye cualquier crítica, o defensa ponderada de los derechos de los integrantes de las Fuerzas Armadas o de la Guardia Civil, siempre que se exprese con moderación y respeto".

Bravo, que ha sido sancionado ya en varias ocasiones por su labor en la Asociación Unificada de Militares (AUM), fue castigado con una falta grave por "hacer reclamaciones, peticiones o manifestaciones contrarias a la disciplina o basadas en aseveraciones falsas, a través de medios de comunicación o formuladas con carácter colectivo". En la emisora de ABC Punto Radio Bravo propuso "recortar" en "festejos", "vehículos oficiales" y otros gastos "superfluos" antes que en otros aspectos, como "sueldos".

Al aceptar el recurso del militar sancionado contra la sanción, el Supremo dispone que se le indemnice por los daños causados como consecuencia del castigo injusto con 60 eruos por cada día de privación de libertad indebidamente sufrido.