Un incendio calcinó ayer una vivienda situada en el paseo de Rosales, 22.

Afortunadamente no hubo que lamentar daños personales, pero los desperfectos fueron importantes. Varios vecinos, alertados por el humo, avisaron del incendio a las 18.26 h. Los Bomberos accedieron  por una ventana exterior, ya que la puerta era blindada y no se pudo abrir y tampoco estaban los dueños, una pareja de jubilados. La causa del incendio pudo ser un cortocircuito, provocado por algún aparato encendido.