«Está totalmente colapsado –afirma el delegado provincial de Igualdad, Luis López–, no se puede hacer frente a la avalancha de menores que llegan semanalmente». Los 16 chavales que llegaron ayer a las costas almerienses en una patera desde Marruecos han hecho alzar la voz al delegado de la provincia. Asegura que ya han reagrupado con familiares a cuatro de los recién llegados, pero que Almería está acogiendo a 190 menores no tutelados y que el 80% de los recursos de estos centros se dedican a esta tarea. ¿La solución? Según López, pasaría por un acuerdo con el país de origen.