Un ciudadano guineano, F.N.K.M., ha aceptado ser expulsado de España durante cinco años para evitar cumplir dos años de cárcel por abusar de una menor en Almadén (Ciudad Real).

El juicio estaba previsto que se celebrara este miércoles en la Sección Primera de la Audiencia de Ciudad Real, aunque, previamente, las partes llegaban al acuerdo de reducir de tres a dos años de cárcel la petición del fiscal y permutar este pena por la expulsión de España durante cinco años.

El acusado reconoció los hechos, que sucedieron en Almadeen en 2011, cuando se encontraba en esta localidad realizando estudios universitarios.

El fiscal de menores, Luis Huete, ha señalado a los medios que cuando el acusado cometió el delito se encontraba en situación irregular en España, una vez que se le había agotado el permiso de estudios.

Los hechos, según el escrito de acusaciones, sucedieron el 30 de noviembre de 2011 en la casa del acusado, donde acudió M. M., una menor de 11 años entonces, que había sido obligada a realizar actos impúdicos "para satisfacer su apetito sexual".

La agresión quedó comprobada por los restos genéticos hallados en la ropa interior y en las zonas íntimas de la joven.