'Alien'
Si hay un personaje femenino que rompe los estereotipos que generalmente se le suelen adjudicar a las mujeres en el cine ese es el de la teniente Ellen Ripley de la saga de Alien, unido indefectiblemente al rostro duro de Sigourney Weaver. ARCHIVO

Los estereotipos femeninos continúan tan arrigados en el cine que aún hoy hace falta recordar con conferencias o mesas redondas, el Cima (Asociación de Mujeres Cineastas) acaba de organizar una, la necesidad de huir de ellos.

Los personajes femeninos en el cine siguen siendo una de las grandes cuentas pendientes. El de autor ha cambiado bastantes direcciones al respecto, pero el que más poder tiene, guste o no, es el comercial. Y ahí queda mucho camino por recorrer.

"Es el cine de masas el que puede cambiar las cosas", señala el director David Muñoz, que también pide una mayor complejidad para las mujeres en el cine, sobre todo en la comedia, que es donde menos se apuesta por la mujer como protagonista. También en el cine de terror (salva en el español la película Rec) echa en falta buenos personajes femeninos.

Es el cine de masas el que puede cambiar las cosas"Pero es que si sólo somos un 9% de mujeres en el cine, ¿cómo van a cambiar así las cosas?, protesta la directora Belén Macías. "Hay muy poca presencia de la mujer en el cine, eso es lo primero que habría que reivindicar", coincide la guionista Olatz Arroyo.

"Las películas que más te llenan, y se enfadarán mis compañeros guionistas por decir esto, están escritas por mujeres. Hay hombres que también saben hacerlo, claro, pero hay que abrirse a universos distintos. Creo que si hubiera más mujeres en el cine, no habría tanto problema con, por ejemplo, los personajes femeninos mayores."

Sin embargo no todo es fatalismo, hay cambios, o al menos indicios, aunque cueste encontrar títulos que se puedan salvar al 100%. "En los últimos 15 años hay más personajes femeninos en películas de acción americanas y comerciales, como Mad Max", señala la profesora de guión en la Universidad Carlos III, Concepción Carrascosa. "Si hablamos de un cine más independiente, el conocido como indie, hay mucho más avance desde los ochenta, pero para que haya un cambio tiene que hacerlo el comercial".

La película que la mayoría cita como ejemplo de cine comercial en el que la mujer al fin sale del estereotipo es la misma que Carrascosa: Mad Max, en la que Charlize Theron es más que una heroína, mejor que cualquier héroe masculino, más complejo y mejor armado, y en la que además se ha huido del look hipersexualizado.  Tomb Raider también entra como ejemplo para algunas en este género y sentido, como Carrascosa, "para mí es la que cambia el paradigma".

No obstante hay algo en el personaje interpretado por Angelina Jollie en Lara Croft que no acaba de lograr la complejidad. "Había buena intención si se quería mostrar que la mujer puede ser sexy y también inteligente y fuerte, pero el resultado no es bueno", matiza Muñoz.

Donde desde luego no había buena intención alguna es muchas de las películas clásicas, uno de los máximos ejemplos lo da Olatz: Con faldas y a lo loco, el personaje de Marilyn Monroe es totalmente estereotipado, la rubia tonta. Es muy divertida la película, pero las mujeres siempre salen perjudicadas".

Las películas que más te llenan, y se enfadarán mis compañeros, están escritas por mujeresSin ir tan atrás hay quien señala lo estereotipados de los personajes femeninos de la muy premiada La isla mínima: "Está plagada de estereotipos, porque no está tan superado como algunos creen", señala Olatz, para quien donde peor parada sale la mujer es en la comedia, ya que, se queja, ellos no creen que la mujer sea graciosa y por eso casi no hay comedias con mujeres protagonistas. Se queda sin temor y lo dice con cualquiera de las de Bollaín, Gracia Querejeta y alguna de Almodóvar.

Señala Carrascosa al personaje de Nicole Kidman en Las horas y al de Meryl Streep en La dama de hierro, pero hay matiz: "Detrás de estas películas no hay grandes estudios".

Las que por excelencia se saltan el estereotipio son las películas de la serie de Alien. De hecho está en la viñeta que dio lugar al test de Bechdel y que consiste en que en la película haya dos mujeres protagonistas y que en sus conversaciones no haya diálogos que giren en torno a asuntos sentimentales.

Hasta lista hay de las que aprueban y suspenden este test. "El test plantea si hay un universo femenino y si están planteados con acciones y desempeño profesional", explica Macías. Lo que no significa que las películas que no pasan esta prueba tengan malos personajes femeninos.

De la simplona Blancanieves a la compleja Maléfica

"Donde más avance se percibe es en el cine infantil y adolescente de ahora", dice la guionista Olatz Arroyo, que señala la gran diferencia entre aquellas mujeres pasivas que esperaban a que el príncipe azul les resolviera la papeleta encarnadas por Blancanieves o Cenicienta y las heroínas de películas actuales como Frozen o Brave en las que nada tienen que ver con aquellas otras jóvenes... "Pero si es que Blancanieves le limpiaba la casa a los enanitos".

Belén Macías tiene claro que es muy importante que se dé el cambio en este sector ya que es parte de la educación y el futuro. Pero también debería darse en el resto. "Nosotras, las de treinta y muchos o cuarenta, hemos crecido con Blancanieves y ahora se nota un gran salto de aquella ficción a la de ahora. No hay más que ver, por ejemplo, Peppa Pig, que es igualitaria. Aunque luego llega la publicidad y se lo carga, que eso también hay que decirlo, pero nada que ver dibujos como Peppa con los que nosotras hemos crecido".

Donde más avance se percibe es en el cine infantilReseñan también unánimemete la revisión que se lleva a cabo en Maléfica. Adiós al estereotipo de la mala malísima sin más explicación tan habitual en los cuentos clásicos: "Se le han dado a Maléfica tantas capas que hacen que entiendas por qué era tan mala", explica Olatz.

No hay discusión: "Maléfica es el ejemplo de cómo subvertir el cliché", sentencia el director David Muñoz, para quien (y no es el único) la última película de Cenicienta es justo lo contrario, "tremendamente decepcionante".

Algunas excepciones

'Alien' (1979-2016). La serie protagonizada por Sigourney Weaver es la madre de todas las excepciones. Si hay cintas que se salten los estereotipos las de esta saga se llevan todas las medallas. Esta ficción se atrevió en 1979 a dar un cambio radical a la mujer en el cine dándole el papel de heroína a la teniente Ellen Ripley. La serie comenzó con Alien, el octavo pasajero (dirigida por Ridley Scott), y a partir de ahí contiuó y dio origen a cómics, videojuegos y libros. Habrá nueva entrega en 2016.

'Mad Max' (2015).  "La protagonista  es valiente, fuerte, con aspecto de guerrera y en absoluto hipersexualizada", señala Olatz Arroyo. "Nada que ver con heroísnas como por ejemplo Catwoman que al final su aspecto es el de una mujer hecha para gustar a un hombre. En Mad Max, Furiosa (Charlize Theron), está en el otro extremo, el más alejado del estereotipo". 

'Maléfica' (2014). "Es modélica en cuanto al alejamiento del estereotipo", dice la profesora Carrascosa, "de un cuento de hadas y se ha hecho la historia de dos mujeres". Una revisión de la mala malísima dirigida por Robert Stromberg y protagonizada por Angelina Jolie que lleva al espectador a entender a la compleja mujer que hay tras la mala.

'Frozen' (2014). Hay acuerdo: esta película muestra a través de una heroína que se aleja absolutamente de las princesas de cuentos de hadas cómo el cine infantil está haciendo algunos esfuerzos por variar el rumbo.

'Los juegos del hambre' (2012-1015). "Esta película va a cambiar las cosas", dice David Muñoz, " y es importante, porque hay que cambiar la mentalidad del productor de cine comercial para que produzca otro tipo de historias". Protagonizada por Jennifer Lawrence, la primera parte fue dirigida en 2012 por Gary Ross, pero las siguientes, En llamas (2013), Sinsajo Parte 1 (2014) y Sinsajo Parte 2 (2015), pasaron a manos de Francis Lawrence. Divergente (2014), dirigida por Beil Burer y protagonizada por Shailene Woodley, se halla en una línea parecida de cine protagonizado por heroína completamente alejada de cualquier estereotipo.

Maléfica es modélica en cuanto al alejamiento del estereotipo 'Blue Jasmine' (2013). Para la profesora Concepción Carrascosa el director Woody Allen es uno de los que mejores personajes femeninos construe. "Me quedo con Cate Blanchett en Blue Jasmine", señala.

'Violette' (2013). Destaca Belén Macías esta cinta, dirigida por Martin Provost y protagonizada por Emmanuelle Devos, como una excepción: "No está dirigida por una mujer pero no roza ni un estereotipo. Es muy representativa de lo que ocurre con la mujer. La película recupera a la escritora, hoy olvidada, Violette Leduc, pero de quien hoy casi nadie se acuerda". Resalta Macías la sensibilidad del cine francés: "Tiene muy buenos autores y eso repercute en la construcción de los personajes femeninos". Otra película francesa que pasa de sobra el corte de alejamiento del lugar común es Pequeñas mentiras sin importancia, en la que se muestran los problemas y miserias de un grupo de amigos y amigas y ellos salen casi peor parados que ellas.

'Cisne negro' (2010). Otro personaje femenino grandioso y brutal es la torturada y agónica bailarina que encarna Natalie Portman en la película dirigida por Darren Aranofsky, director que también logró una mujer más que destacable en Réquiem por un sueño.

'Elizabeth' (1998). Otro ejemplo de película que huye de los topicazos femeninos para construir uno potente y complejo interpretado por Cate Blanchett es Elizabeth. La cinta, dirigida por Shekhar Kapur, es para Macías uno de los mejores ejemplos de personaje femenino.

'Las horas' (2002). Justo es incluir la película sobre Virginia Woolf que dirigió Stephen Daldrey y protagonizaron un trío de mujeres a la altura de lo que se pretendía: Meryl Streep, Julianne Moore y Nicole Kidman (ganó el Óscar a la mejor actriz por esta cinta).