Dos miembros de la Cruz Roja libanesa han sido abatidos en la proximidades del campamento de Nahar al Bared, según confirmaron fuentes de la propia organización internacional, cuando estaban trasladando a un líder musulmán para mediar con la milicia de Fatah al Islam.

Jaled Ayubi, portavoz de la institución, dijo que las dos víctimas se encontraban en un puesto cercano al campamento de refugiados palestinos, sitiado por el ejército libanés hace varias semanas, cuando una explosión acabó con sus vidas.

Ayubi no precisó si la explosión iba dirigida contra el vehículo o si fue accidental, es decir, si se trató de un artefacto que se encontraba en el lugar con otros fines.

La Cruz Roja no precisó si la explosión iba dirigida contra ellos o si fue accidental
Otras fuentes aseguran que los dos trabajadores murieron a causa de disparos que procedían del interior del campamento, y que el mediador fue herido en una pierna.
La Cruz Roja libanesa, al igual que la prensa, está teniendo innumerables problemas para acceder al interior de Nahar al Bared, y por ello tiene sus puestos instalados en la periferia del campamento.

Se desconoce con exactitud cuántos son los civiles que quedan en el campamento (las últimas cifras los sitúan en torno a los 4.000), lo mismo que el número preciso de militantes radicales de Fatah al Islam, atrincherados en las callejuelas del campamento y que están resultando ser una dura presa para el ejército libanés.