La Plataforma Galega en Defensa do Ensino anima a los padres e no enviar a sus hijos a hacer la "reválida" de tercero

La Plataforma Galega en Defensa do Ensino Público anima a los padres de alumnos de tercer curso de Primaria a no enviar a sus hijos al colegio el día en que se celebrará la "reválida" programada por la Xunta dentro de la Lomce --27 y 28 de mayo-- así como a oponerse activamente a esta prueba, que consideran "innecesaria".
Movilizaciones contra la reválida de la Plataforma Galega do Ensino Público
Movilizaciones contra la reválida de la Plataforma Galega do Ensino Público
EUROPA PRESS

La Plataforma Galega en Defensa do Ensino Público anima a los padres de alumnos de tercer curso de Primaria a no enviar a sus hijos al colegio el día en que se celebrará la "reválida" programada por la Xunta dentro de la Lomce —27 y 28 de mayo— así como a oponerse activamente a esta prueba, que consideran "innecesaria".

Así lo han explicado este martes integrantes de esta plataforma que, encabezados por el secretario nacional de CIG-Ensino, Anxo Louzao, han presentado las movilizaciones que plantean contra esta prueba.

En concreto, desde la Plataforma se recomienda a los padres de alumnos de tercero de Primaria que no envíen a sus hijos a los centros educativos los días 27 y 28 de mayo, cuando están programadas estas pruebas, con el objetivo de que los alumnos no se sometan a las mismas.

En caso de sí los envíen a los colegios, el colectivo anima a los padres a presentar un escrito en los centros —que se remitirá a la Consellería de Educación—, oponiéndose a la prueba y a que los datos de sus hijos se conserven en ningún archivo.

Del mismo modo, la Plataforma ha convocado para el día 27 a las 11.30 horas, coincidiendo con el inicio de la primera de las pruebas, una concentración de protesta ante la Consellería de Educación en Santiago.

Una "reválida del franquismo"

Durante su intervención, Anxo Louzao ha recordado la oposición frontal de esta plataforma hacia la Ley Orgániza de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), una normativa "nociva" para la enseñanza pública, que "acrecenta la privatización" de la educación, "promueve la segregación" del alumnado y "reincorpora las reválidas del franquismo para expulsar" a los escolares "de las clases populares" del sistema.

En este sentido, los colectivos que integran la plataforma se oponen a la celebración de las pruebas de nivel, cuyos primeros exámenes tendrán lugar este curso en tercero de primaria. Concretamente, la Plataforma considera que estas pruebas en tercero y sexto son "la antesala de las reválidas" de ESO y Bachillerato, donde será necesario superarlas para "acceder al título".

Para Louzao, es una "aberración desde el punto de vista pedagógico" someter a niños de 8 años a estas pruebas "innecesarias", que evaluarán, además, "estándares uniformizados", sin considerar las distintas circunstancias y capacidades de los alumnos.

A mayores, el representante de CIG-Ensino ha criticado que estas pruebas se limiten a evaluar capacidades en el ámbito lingüístico y matemático, "menospreciando" otros conocimientos, como los artísticos, los históricos o los relacionados con el entorno natural.

"desprecia" al profesorado

La Plataforma considera que esta evaluación "desprecia" la evaluación continua y el trabajo de los equipos docentes que, critican, no fueron consultados en ningún momento. "Nadie mejor que ellos sabe las necesidades y carencias del alumnado", ha indicado Anxo Louzao, para señalar a continuación que estos exámenes "malgastan dinero público" y someten al profesorado a una "sobrecarga de trabajo" cerca del final del curso.

Para Louzao, esta evaluación pretender "conformar rankings de centros" según los resultados y camina hacia un "sistema educativo competitivo, clasista y segregador" que "excluye a los sectores más desfavorecidos".

Sin justificación

Por su parte, Fernando Lacaci, presidente de la Federación de Anpas de Compostela, ha asegurado que no existe "ninguna razón" que "justifique" que los niños de ocho años tengan que someterse a una prueba de estas características "para no conseguir absolutamente nada". "Si queremos mejorar la educación, hablemos con la comunidad educativa", ha sentenciado.

Para Lacaci, el desarrollo y diseño de esta prueba "indice en el desprecio que siente la Administración" por la comunidad educativa, dado que no "consultó" ninguno de los aspectos y "concede más valor a la referencia de un día que al trabajo sistemático y serio de todo un curso".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento