Agredido en plena Gran Vía por ser gay: "No voy a cambiar mi vida por un enajenado"

  • Cuatro amigos de entre 22 y 27 años fueron golpeados en tres ocasiones por un joven en la madrugada del sábado al domingo.
  • El grupo fue asaltado al grito de "maricones" y recibió puñetazos y patadas.
  • Su intención es presentar una denuncia en comisaría este martes.
Un hombre porta una bandera arcoiris.
Un hombre porta una bandera arcoiris.
Kimberly White.

Cuatro jóvenes madrileños de entre 22 y 27 años sufrieron una agresión homófoba el pasado domingo en el centro de Madrid, cuando fueron asaltados hasta tres veces en menos de una hora por un hombre que se dirigió a ellos al grito de "maricones" y les golpeó en repetidas ocasiones. La Policía identificó tanto al agresor como a su acompañante, pero sin llegar a detenerles, motivo por el que la Asociación de Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales y Heterosexuales de las Universidades Politécnica y Complutense (Arcópoli) ha reclamado más formación para los agentes de la autoridad y un plan de choque para combatir el repunte de estos incidentes.

Los hechos ocurrieron pasadas las 2.00 horas del domingo, cuando cuatro amigos bajaban la calle de la Montera cogidos del brazo. "En ese momento oímos cómo alguien nos insultaba. Pasamos, pero, de repente, lo oí más cerca y sentí cómo un tío me daba un golpe fuerte en el cuello con la mano abierta. El chico que iba con él se lo llevó pidiéndonos perdón, diciendo que su amigo estaba borracho, y se fueron camino de la Gran Vía", relata a 20minutos Nacho, uno de los agredidos.

Las víctimas continuaron su camino en dirección a una discoteca de la Plaza del Carmen, pero la escena se repitió: "Habían dado la vuelta a la manzana y nos estaban esperando en la calle San Alberto, enfrente de un bar lleno de gente. No fue casualidad, se dieron mucha prisa. El mismo tipo nos atacó con el puño cerrado, mientras su acompañante miraba, y golpeó a otros dos de nosotros en la cara".

Los agresores huyeron, pero una patrulla de Policía les dio caza. Los agentes tomaron sus datos personales mientras el grupo les explicaba lo que había pasado. A continuación, les soltó sin llevarles a comisaría, a pesar de que los centros de Leganitos (Policía Nacional) y Montera (Policía Local), están a menos de cinco minutos del lugar. "Les explicamos que era una agresión contemplada como delito de odio, pero los policías se pusieron tensos y nos llegaron a decir que nos relajáramos. Creo que lo vieron como una pelea sin más", se lamenta Nacho.

"Me ha costado salir de casa"

El incidente no terminó ahí. Los cuatro amigos ya habían dado por arruinada la fiesta, de forma que volvieron a Gran Vía y tomaron la calle de las Tres Cruces en dirección sur, topando de bruces, por tercera vez, con los mismos hombres: "El mismo chico nos dijo que a él no le íbamos a llamar nazi y que a ver a quién pegaba primero. Cogió a uno de nosotros, lo tiró al suelo y le dio patadas y puñetazos. Lo dejó sangrando y se fueron calle abajo. Les perseguimos y llamé al 112. La Policía se presentó enseguida. Varios testigos nos ayudaron a señalar por dónde habían escapado".

Nacho y sus amigos acabaron la noche en la Fundación Jiménez Díaz, donde recibieron las curas necesarias y los partes de lesiones con los que este martes tienen previsto interponer una denuncia. "Por suerte, estamos vinculados a los colectivos LGTB y sabemos lo que tenemos que hacer. No nos quedamos bloqueados. Esta mañana [por este lunes] me ha costado horrores salir de casa, pero no voy a cambiar mi vida porque un enajenado y su compinche decidan 'divertirse' pegándonos por ser homosexuales", se reafirma.

Como Nacho, el vocal para delitos de odio de Arcópoli, Rubén López, anima a los afectados a denunciar siempre este tipo de hechos: "Si no quieren hacerlo porque tienen miedo, pueden acudir a asociaciones como la nuestra o a Movimiento contra la Intolerancia. Allí les damos apoyo y les explicamos qué pueden hacer".

Más agresiones en 2014

Arcópoli y Colegas, que agrupa a diferentes asociaciones que trabajan por la igualdad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en distintos puntos de España, reclaman a la Comunidad  y al Ayuntamiento de Madrid un plan de choque para combatir el incremento de ataques por razón de de sexualidad. "Las agresiones de este tipo denunciadas han subido de 12 en 2013 a 26 en 2014 en la Comunidad, pero los estudios dicen que solo un 20% de los afectados van a comisaría. A nosotros nos llegan muchas más denuncias. Hace una semana le dieron puntos en la mejilla a otro chico en Argüelles", explica López.

Metro de Madrid lanzó a principios de abril la campaña 'DIVERSIDAD' por el fomento de los valores de respeto hacia el colectivo LGTB después de que se hiciese pública una circular interna en la que un directivo de la compañía instó a las empresas de seguridad del subterráneo a vigilar especialmente a personas a gays que accediesen a la red, entre otros colectivos. El directivo fue destituido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento