El Departamento de Salud del Gobierno vasco prepara un decreto sobre publicidad sanitaria para adecuar la normativa a los soportes de comunicación en internet. Este decreto incluirá un Código de Buenas Prácticas que prohibirá los anuncios con promesas de alivio o curación "segura", así los mensajes que recurran a famosos para "inducir al consumo".

En Euskadi, la norma que protege a la ciudadanía de mensajes publicitarios que puedan poner en riesgo su salud, data del año 1991 y establece que, antes de insertar cualquier publicidad de ámbito sanitario o parasanitario, debe solicitarse un Registro de Publicidad Sanitaria, según ha recordado el Gobierno vasco en un comunicado.

Además, para velar porque los mensajes que se publicitan sean adecuados y garanticen los principios de veracidad y de leal competencia, existe una Comisión de control de publicidad sanitaria. Las funciones de esta comisión son tramitar y proponer autorizaciones administrativas, controlar y vigilar la actividad publicitaria y velar por el cumplimiento de las normas establecidas.

No obstante —según ha indicado el Ejecutivo—, la evolución de los medios de comunicación y la irrupción de los soportes virtuales "han dejado patente la necesidad de elaborar un nuevo decreto acorde con los tiempos y las nuevas tecnologías".

REFLEXIÓN

Por ese motivo, el Departamento de Salud ha iniciado una reflexión en el seno de la Comisión de Publicidad Sanitaria, con el fin de acordar, mediante consenso, las líneas que han de recogerse en el nuevo decreto.

Entre las propuestas recabadas para el nuevo decreto, se encuentra la de regular la publicidad únicamente realizada por centros, servicios y establecimientos sanitarios autorizados. Además, se propone regular los mensajes publicitarios realizados en páginas web y redes sociales, así como reglamentar la publicidad realizada en Euskadi por profesionales sanitarios no residentes en la comunicad autónoma.

Además, se ha considerado conveniente establecer un Código de Buenas Prácticas en publicidad sanitaria que respete los principios de veracidad, objetividad y lealtad.

Este código prohibirá los mensajes que proporcionen "seguridades de alivio o curación cierta", que utilicen como respaldo autorizaciones, homologaciones o controles de autoridades sanitarias del cualquier país y que aporten testimonios de profesionales sanitarios, personas famosas, pacientes reales o ficticios como medio de inducción al consumo.

Mensajes "difamatorios"

También se prohibirán los mensajes que empleen el término natural como característica vinculada a pretendidos efectos preventivos o terapéuticos, así como los que resulten "ilegibles, abusivos, difamadores y atentatorios contra la igualdad".

Además, se establecerá la responsabilidad de los anunciantes y de los medios de comunicación que publiquen mensajes inadecuados, contemplando medidas correctoras y la aplicación de sanciones para ellos.

Para finales de este mes está prevista una nueva reunión de la comisión en la que, una vez recogidas las nuevas aportaciones y sugerencias de sus representantes, se elaborará el documento que permita iniciar la tramitación oficial del nuevo decreto.

Consulta aquí más noticias de Álava.