Tenerife Espacio de las Artes (TEA) ha programado para este fin de semana la proyección de la película 'Pasolini', del director Abel Ferrara, largometraje que recuerda la figura de Pier Paolo Pasolini, asesinado hace 40 años, y cuyo papel interpreta Willem Dafoe.

Esta película, que será proyectada en versión original en inglés e italiano con subtítulos en castellano, se podrá ver desde mañana viernes hasta el domingo en dos pases diarios que comienzan a las 19.00 y 21.30 horas.

Pier Paolo Pasolini fue asesinado en Roma la noche del 2 de noviembre de 1975. Al amanecer, fue hallado muerto en una playa de Ostia, en las afueras de la ciudad. Pasolini es el símbolo del arte que lucha contra el poder, y sus escritos y sus películas fueron perseguidos por los censores.

Pasolini fue un personaje muy controvertido: homosexual, marxista, artista de enorme talento comprometido siempre con los avatares políticos y sociales de su tiempo. A través de exposiciones, retrospectivas de sus películas y publicaciones, su obra continúa vigente y su figura sigue provocando controversia.

Abel Ferrara nace en el Bronx y desde joven comenzó a rodar películas en Super 8, filmando las calles de Nueva York, especialmente los barrios más sórdidos. Su debut en la gran pantalla fue en 1979 con 'Killer' (El asesino del taladro), en la que el propio Ferrara interpreta al protagonista, un joven pintor neoyorquino que se vuelve loco y violento.

En 1981, Ferrara creó el personaje de una joven ciega que decide vengarse de sus agresores después de sufrir una violación, en 'Ángel de venganza'. A lo largo de los años, ha construido una imagen de sí mismo como la de un verdadero autor americano con una visión pesimista de su país.

A principios de los 90, Ferrara llegó a un público más amplio y ser el foco de la crítica con su sangriento thriller 'El Rey de Nueva York' (King of New York), con Christopher Walken. Ferrara abordó en 1993 un remake de 'La invasión de los ladrones de cuerpos' con el título 'Secuestradores de cuerpos' (Body Snatchers).

En 1995, dirigió 'The Addiction', una exploración metafórica del vampirismo realizada en blanco y negro; al año siguiente, 'El funeral' (The funeral), con Christopher Walken, Chris Penn, Isabella Rossellini, Vincent Gallo y Benicio del Toro, se adentró en el mundo violento y opresivo de una familia mafiosa.

Su penúltima dirección fue en 2013, al realizar 'Welcome to New York', una versión ficcionada del escándalo sexual de Dominique Strauss-Kahn, protagonizada por Gérard Depardieu y Jacqueline Bisset.