Bombardeos Yemen
Vista de los desperfectos causados en un barrio dominado por los rebeldes chiíes hutíes tras un bombardeo de la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí. EFE

Los bombardeos de la coalición árabe continuaron este domingo desde el espacio aéreo yemení, mientras, sobre el terreno, los combates se intensifican y las víctimas civiles aumentan ante una encrucijada que solo se intenta solucionar con las armas.

La solución al conflicto se está centrando en los combates y en los bombardeos de la coalición árabe que, hasta ahora, solo ha logrado complicar la situación y aumentar las víctimas civiles, así como los desplazamientos internos como respuesta a los ataques indiscriminados.

La solución al conflicto se está centrando en los combates y en los bombardeos de la coalición árabeUn ataque aéreo de la coalición liderada por Riad provocó este domingo la muerte de al menos 15 civiles y heridas a otros ocho en la provincia de Taiz, en el suroeste de Yemen.

Según el Ministerio yemení de Defensa, controlado por el movimiento rebelde de los hutíes, el ataque destruyó ocho viviendas en la aldea Al Zahra, ubicada en el distrito de Mauia. Para los rebeldes, la autora del ataque es, sin duda, la coalición.

No obstante, las fuerzas árabes reiteraron su versión de que solo atacan objetivos precisos en manos de los hutíes, pero que estos se esconden entre los civiles o incluso los utilizan como escudos humanos. La situación humanitaria de Yemen es cada vez más compleja.

Ayer un segundo avión con 16 toneladas de ayuda, fletado por UNICEF, llegó a Saná, poco después de que tomara tierra otro aparato de la Cruz Roja, con otros 16.000 kilogramos de material médico. Este domingo, nueve voluntarios fueron secuestrados en la ciudad de Adén.

Por otro lado, la coalición atacó varias posiciones de los rebeldes chiíes en diferentes partes del país. Dos bombardeos se registraron contra un estadio tomado por los hutíes en la ciudad de Eb, en el centro del país, donde los milicianos habían establecido uno de sus centros de entrenamiento.

Según explicó a Efe un testigo, el ataque provocó decenas de muertos y heridos, y añadió que las instalaciones del estadio quedaron totalmente destruidas, así como algunos edificios adyacentes. Asimismo, se escucharon fuertes explosiones en la capital, Saná, como resultado de ataques de aviones árabes contra objetivos hutíes.

También son frecuentes los combates entre ambos bandos en la frontera con Arabia Saudí desde el inicio de la ofensiva aérea árabe contra los hutíes.

Más de 500 milicianos del movimiento rebelde yemení han muerto

Desde el pasado 26 de marzo, cuando comenzaron los ataques árabes, más de 500 milicianos del movimiento rebelde yemení han muerto en choques con las fuerzas saudíes en la frontera entre ambos países.

Según un comunicado del Ministerio de Defensa saudí, los enfrentamientos tuvieron lugar en las regiones meridionales de Nashran y Yizan, limítrofes con Yemen.

¿Cómo Irán puede pedir el cese de la lucha si desde hace más de un año la auspicia y respalda?Además, el director de la oficina de Sanidad de Adén, Lajdar Lasur, señaló que al menos 229 personas han muerto y 1.575 han resultado heridas en enfrentamientos desde el inicio de los combates entre los rebeldes y las milicias leales a Hadi en esa ciudad.

En declaraciones a Efe, Lasur explicó que esa cifra comprende la víctimas entre el pasado 26 de marzo y ayer sábado. Arabia Saudí continúa también con la guerra propagandística.

El portavoz de la coalición, Ahmed al Asiri, explicó que no hay constancia de que los hutíes estén en posesión de "armas internacionalmente prohibidas", pero no descartó que el grupo intente conseguirlas.

Asimismo, el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Saud al Faisal, denunció este domingo que el apoyo de Irán a los hutíes ha incrementado la violencia y ha empeorado la situación en ese país árabe.

En una rueda de prensa en Riad, junto a su homólogo francés, Laurent Fabius, el jefe de la diplomacia saudí subrayó que su país "no está en guerra con Irán", pero que espera que este país cese de respaldar a los hutíes.

"¿Cómo Irán puede pedir el cese de la lucha si desde hace más de un año la auspicia y respalda?, se preguntó el ministro.

Por su lado, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, instó en Catar a que se detenga la escalada militar en Yemen y a que se inicien negociaciones pacíficas entre las partes implicadas en el conflicto.

"Es importante y necesario que el diálogo prevalezca y que haya un alto el fuego lo antes posible", dijo Ban Ki-moon en una rueda de prensa junto al primer ministro catarí, Abdalá bin Jalifa al Zani, en el marco del Congreso sobre Prevención de Delitos y Justicia Penal, celebrado en Doha.

Por otra parte, Estados Unidos sigue con su guerra contra la organización Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA). Al menos cinco supuestos terroristas murieron en un ataque de varios aviones no tripulados contra un coche en la provincia de Hadramaut, en el sureste de Yemen.