Osario de la tumba de Talpiot
Imagen del osario de la tumba de Talpiot, que se ha vinculado con la figura histórica de Jesús. WIKIPEDIA

En 1970, un coleccionista israelí compró a un anticuario un osario antiguo con la inscripción "Santiago, hijo de José, hermano de Jesús". En 2002, una revista especializada lo 'vendió' como el osario del hermano de Jesucristo, aunque muchos expertos negaron su autenticidad.

Por otro lado, en 1980 se encontró en el barrio de Talpiot, en Jerusalén, una tumba con diez osarios en los que se encontraron inscripciones como "Jesús, hijo de José" o "María", lo que le valió al hallazgo el calificativo de 'La Tumba Perdida de Jesús'. De hecho, un documental con ese título, producido por James Cameron, se estrenó en 2007. Como en el anteior caso, los expertos le restaron importancia aduciendo que los nombres hallados en las tumbas eran de los más comunes en la antigua Israel.

Ahora, un geólogo israelí, Aryeh Shimron, ha encontrado un vínculo entre ambos hallazgos. Según el The New York Times, Shimron ha analizado tanto el osario de Santiago como la tumba de Talpiot y ha descubierto en ambos trazas químicas que prueban que estuvieron en el mismo suelo: "Tenemos evidencias inequívocas de que el osario de Santiago pasó la mayor parte de su existencia en la tumba de Talpiot". Shimron llevó a cabo su investigación con permiso de las autoridades israelíes.

Otros expertos, sin embargo, creen que esta relación es casual, ya que hay más de 200 cuevas en la zona de Talpiot y que habría que hacer un estudio más exhaustivo. La polémica de la tumba de Talpiot en los 80 radicó en que, de ser cierta su relación con Jesús y su familia, echaría por tierra el dogma de la Resurrección y significaría, además, que Jesucristo tuvo descendencia.