La portavoz del PP de Castilla-La Mancha y senadora por Toledo, Carmen Riolobos, ha asegurado este lunes que mantiene las declaraciones en las que acusó a los que "perdieron Andalucía" o "no han ganado nunca" de intentar "desestabilizar el partido", pero ha dejado claro que no quería "decir nada más al respecto" después de que el presidente del Gobierno y el PP, Mariano Rajoy, les haya pedido "unidad".

"No voy a hablar mal de mis compañeros de partido, yo soy muy disciplinada y por admiración y cariño al presidente no podría hacer otra cosa que lo que nos ha pedido, unidad y trabajar y trabajar para convencer a los que nos votaron en 2011 para que nos vuelvan a votar", ha dicho.

Durante un debate en 13TV recogido por Europa Press, Riolobos ha defendido que la unidad ha sido "el valor más importante" del PP para ganar elecciones y ha puesto como ejemplo su situación en Castilla-La Mancha, donde María Dolores de Cospedal encontró "una jaula de grillos, cinco reinos de taifas y un girigay en el ámbito regional insoportable".

Según ha dicho, gracias a su trabajo y al de su secretario general, Vicente Tirado, lograron un "partido robusto" y eso fue la clave para ganar las elecciones al PSOE, "un poder establecido de 30 años, un régimen brutal que había en Castilla-La Mancha".

A su modo de ver, hay unidad en el PP de Castilla-La Mancha y también en el PP nacional y ese es un valor que hay que preservar por respeto a los cerca de 9.000 cabezas de cartel que darán la cara en las elecciones municipales. "Sí pido que todo el mundo reme en la misma dirección, como ha dicho el presidente", ha añadido.

En las elecciones municipales y autonómicas, ha reconocido que el único partido con el que el PP puede pactar es Ciudadanos, porque los demás ya han dicho que no lo harán.

Riolobos ha negado que el PP esté dividido y sólo ha admitido que "puede haber discrepancias" sobre algunos asuntos porque "hay líderes con muchísima personalidad" que en ocasiones "discrepan públicamente" y porque el partido reúne a un "amplio espectro" de votantes, desde "casi el centro izquierda al centro derecha".

"Hay discrepancias, pero creo que hay unidad y cuando se trata de cerrar filas cerramos filas", ha defendido la senadora, que considera que en el PP hay unidad ideológica y de discurso, aunque pueda haber "pequeños matices" en asuntos como la lucha contra ETA, la defensa de la unidad de España o el aborto.

También ha incidido en que "el liderazgo de Mariano no está cuestionado" y que éste es admirado por su "fortaleza, templanza y valentía" en una situación complicadísima en la que tuvo que actuar incluso "en contra de sus principios", ya que subir los impuestos fue "desgarrador". "Va a ser el cabeza de cartel y todos tenemos que remar en la misma dirección", ha resumido.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.