Descienden las agresiones a médicos, aunque aún hay uno de cada tres que sigue sin denunciar

  • El Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC) ha registrado en sus cinco años de funcionamiento 2.058 agresiones.
  • Las causas principales de las agresiones son la discrepancia con la atención recibida y el tiempo de espera para ser atendido.
  • Los pacientes con cita programada siguen siendo los principales agresores (36%) aunque aumentan las provocadas por familiares (del 25 al 31%).
Un médico camina por el pasillo de un hospital, en una imagen de archivo.
Un médico camina por el pasillo de un hospital, en una imagen de archivo.
GTRES

Las agresiones a médicos el pasado año han disminuido un 2,8% respecto a 2013, pero también el número de denuncias. De hecho, todavía uno de cada tres profesionales agredidos no acude a los tribunales.

Así lo recoge el Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC), que en sus cinco años de funcionamiento ha registrado 2.058 agresiones. Los datos, presentados este miércoles en rueda de prensa, señalan que de los 344 casos de violencia en 2014, el 18% conllevaron lesiones y, de ellos, un 12% necesitó baja laboral.

A este respecto, el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, ha lamentado que la reforma del Código Penal, que acaba de aprobar el Senado, solo haya reconocido el delito de atentado, que ya estaba recogido en la jurisprudencia, y ha subrayado que en otros aspectos "lo que se ha hecho es regresivo".

Las causas principales de las agresiones son la discrepancia con la atención recibida (30%), seguida del tiempo de espera en ser atendido (33%), mientras que hay un porcentaje significativo (23%) que responde a "otras causas" sin tipificar.

Los resultados del último Observatorio muestran cómo el mayor porcentaje de agresiones se produce en el sector público (83%) y en el ámbito de la Atención Primaria (48%). Y en el 18% de los casos acaba provocando lesiones en el médico. Los pacientes con cita programada siguen siendo los principales agresores (36%) aunque aumentan las provocadas por familiares (del 25 al 31%).

Personas "normales y corrientes"

"Pensamos que había que estar loco para agredir a un médico, pero vemos que son personas normales y corrientes", ha destacado Juan Manuel Garrote, secretario general de la OMC, ya que sólo 13% tiene antecedentes psiquiátricos.

Pese a esta realidad, y a que el número de casos prácticamente se mantiene con respecto a 2013 (se han registrado apenas 10 casos menos que los 354 de ese año), el informe muestra como en los cinco últimos años ha subido el porcentaje de médicos que no denuncia, del 26 por ciento de 2010 al 34% de 2014.

"El caso que no presenta denuncia es uno de nuestras problemas porque la gente mide si finalmente le va a merecer o no la pena", ha asegurado Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, que ha criticado que la demora de la justicia en España hace que los médicos tengan que esperar entre dos y tres años hasta conocer el resultado del proceso abierto.

"Y es injusto porque muchos de los profesionales tienen que seguir aguantando al agresor o a su familia durante ese tiempo en que se produce la resolución", ha lamentado.

De hecho, el presidente de la OMC ha criticado que actualmente solo se presentan denuncias "ante las agresiones físicas y suponiendo además que haya sido una gran amenaza o se sienta muy presionado o afectado", mientras que las agresiones verbales o las injurias no se presentan.

Apoyo institucional

Además, el vicepresidente de la máxima entidad colegial de los médicos, Serafín Romero, ha admitido que se produce un porcentaje mayor de denuncias cuando la comunicación de la agresión se hace a través del colegio, en comparación con si se hace a través de la administración responsable, en algunas comunidades hasta tres veces más.

Por otro lado, ha aumentado del 32 al 40% los casos en que el médico cuenta con el apoyo o asesoramiento del centro o empresa donde trabajaba en el momento de la agresión.

Algo que, sin embargo, no sucedió con Guillermo Muñoz, médico de Urgencias en la sanidad privada que, tras 32 años de profesión, fue agredido física y verbalmente el año pasado por la madre de un niño de 8 años al que atendió en su domicilio, por no estar de acuerdo con el medicamento prescrito. "Y la empresa no ha querido saber nada de mí", ha reprochado.

Condenas por delito

Asimismo, el informe muestra que en el 53% de los agresiones se celebró un juicio contra el agresor y, de las 71 sentencias analizadas en el último año, en el 41% de los casos las agresiones fueron calificadas como delitos (atentado, lesiones, amenazas, abuso sexual y alteración del orden público) por los órganos jurisdiccionales.

El 59% restante fueron consideradas como faltas (lesiones, daños, maltrato, orden público, amenazas, vejaciones e injurias), lo que muestra una "gran variabilidad" en la falta de unificación de criterios por parte de los órganos judiciales a la hora de tipificar las agresiones.

De hecho, los médicos han criticado que la reciente reforma del Código Penal ha dado "un paso atrás" a la hora de proteger a estos profesionales, y critica que se hayan rebajado las penas y las injurias desaparecen. "Se puede insultar a la gente en el acto sanitario, y es gravísimo porque deteriora el servicio público", ha denunciado Rodríguez Sendín, cuando la reclamación de los médicos era redactar una ley específica sobre agresiones a médicos que los reconociera como autoridad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento