El 'piano man'
Imagen publicada en The Guardian del misterioso 'piano man'
Una de esas pistas era la de un mimo polaco, Darius Dydymski, un inmigrante irregular de 33 años que se gana la vida en el centro de Roma. Vio su foto en un kiosco y creyó reconocerle. Aseguraba que el joven desconocido es un pianista francés con el que coincidió en Niza que se llama
Steven Massone.

Éste ha negado ser el misterioso joven y ha declarado al diario británico The Independent que no tenía nada que ver con el caso del "pianista amnésico". Massone se ha visto inundado por las llamadas telefónicas desde que se le señalara como el desconocido.

Otras llamadas aseguran que el misterioso joven es un pianista sueco, Martin Sturfalt. Esta posibilidad enseguida ha sido desmentida por el propio Sturfalt, que según el diario The Scotsman, ha llamado a la Interpol para confirmar que él esta sano y salvo en su Suecia natal.

Y mientras tanto, ajeno al bullicio que ha despertado su historia, el "pianista amnésico" sigue su vida en la unidad psiquiátrica de Kent. Desde que dibujó un piano en el papel donde los médicos esperaban que hubiera escrito su nombre, el muchacho pasa las horas sentado ante el teclado.


De memoria repasa una vasto repertorio, desde la suite de El lago de los cisnes hasta canciones de los Beatles. Y también compone sus propias melodías que transcribe con sin dificultad en papel pautado.

Encontrado el la isla de Sheppey

El joven pianista fue hallado el pasado 8 de abril
, empapado, por una carretera cercana al mar en Sheerness, la mayor ciudad de la Isla de Sheppey, al sureste de Inglaterra. Iba bien vestido, con traje oscuro, camisa clara y corbata. No llevaba documentación y las etiquetas de la ropa habían sido arrancadas, como si alguien hubiese querido borrar cualquier huella que pudiera dar alguna pista sobre su origen.

La policía inglesa no sabe si se cayó al mar, alguien le empujó o si llegó nadando a la orilla desde un barco. El joven, de entre veinte y treinta años, no ha dicho ni una palabra en estas cinco semanas.

Toca en la capilla del hospital.

El psiquiátrico de Dartford, donde está recluido, deja tocar al misterioso joven en la capilla del hospital, donde hay un piano. Si le dejan, a veces se pasa varias horas al piano.

Mientras tanto la policía sigue sus investigaciones.Intérpretes de varios países bálticos y del este de Europa han intentado sacarle alguna palabra pero sin éxito.

Según los médicos, un amnésico puede quedarse sin un solo recuerdo y, sin embargo, no perder la capacidad de comunicarse o de tocar un instrumento musical, como en este caso.

Según el diario británico The Guardian, varios productores de Hollywood siguen de cerca la historia de este joven, interesados en llevarla al cine. Algunos ya han buscado paralelismos entre este caso y el de Davi Helfgott, el pianista australiano de origen judío que sufrió un profundo trastorno mental y fue llevado al cine con la película Shine.