Soziedad Alkólika
Los miembros de la banda vasca de rock Soziedad Alkoholika. S. A.

Definitivamente, la banda vasca Soziedad Alkoholika no ofrecerá el concierto que tenía previsto celebrar este sábado, 14 de marzo, en el Palacio Vistalegre de Madrid.

El pasado lunes, el Ayuntamiento de la ciudad prohibía el acto en ese recinto aludiendo al riesgo que este entrañaba para "el orden público".  En el auto que justificaba su decisión se recordaba que las letras de sus canciones ya habían sido objeto de "análisis por el Tribunal Supremo", señaladas por contener "opiniones con excesos verbales hirientes". El escrito también incidía en que organizaciones como la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) se sentían humilladas por canciones como Explota Zerdo!, cuyas frases ( "Huele a esclavo de la ley (...) lameculos del poder, ¡explota zerdo! Dejarás de molestar") consideran un ataque directo.

Nuestras letras han sido revisadas con lupa por el Supremo y no hay delito En realidad, "nada nuevo", reconocen los componentes de Soziedad Alkoholika a 20minutos. La formación calcula que en los últimos cinco años han intentado tocar una media docena de veces sin resultado en Madrid. Esta, sin embargo, es la primera en la que la propia Administración censura su actuación, ya que en otras ocasiones "eran las salas las que tomaban esta decisión por presiones".

"Sabíamos que sectores de la extrema derecha coaccionaban para evitar nuestros conciertos. Desgraciadamente, el gobierno madrileño todavía les da crédito", lamentan antes de asegurar que "el veto se limita a Madrid", ya que fuera de esta provincia han ofrecido en los últimos doce meses más de un centenar de actuaciones sin problemas.

Asimismo, el quinteto tacha de "falacias" el pliego de justificaciones que ha evitado que toquen el próximo sábado: "Es cierto que la AVT nos llevó a los tribunales hace ocho años por humillación a las víctimas del terrorismo, pero la Audiencia Nacional nos absolvió y el tribunal Supremo ratificó la sentencia absolutoria. Nuestra letras fueron revisadas con lupa y quedó demostrado que no cometen ningún delito. Además, hace mucho que nos pronunciamos claramente contra cualquier tipo de violencia para resolver un conflicto", resumen.

Los autores de himnos como Stop criminalización asumen que la libertad de expresión tiene que tener límites, "aunque estos no siempre estén demasiado claros". Y que su intención no es más que compartir su música con quien quiera escucharla. Acaso, que la gente reflexione. "Y aportar un punto de vista diferente a todo lo que nos imponen e intentan vendernos los medios de comunicación".

El martes la banda informaba en un comunicado que su intento por buscar a contrarreloj otra sala para su concierto del fin de semana había sido infructuoso. La posibilidad de que un recurso resolviera el asunto tampoco era una opción: "Nos han informado de que las vistas de los recursos se están fijando para 2017. También, que los jueces de los contencioso-administrativo de Madrid no son los más progresistas del mundo. Tendremos que esperar a que cambie el régimen político en Madrid", concluyen, resignados.

Las personas que ya habían comprado su entrada para el concierto podrán recuperar su dinero a través de los canales donde lo compraron: Ticketea, Potencial Hardcore (a partir del jueves 12)  y otros establecimientos.

Miguel Bosé, Boikot y otros 'censurados'

El de Soziedad Alkoholika no es el único grupo que ha encontrado obstáculos para ofrecer sus directos en determinadas plazas. Entre ellos destacan Los Chikos del Maíz y sus conocidas dificultades para tocar en  Sevilla o en Madrid, donde no pudieron asistir al Festival Cultura Inquieta de Getafe del año pasado.

Además, se vieron afectados, junto con Soziedad Alkoholika, Habeas Corpues, Boikot o H. Kanino, por la suspensión del festival Irreductibles Fest que en 2013 tenía como finalidad recaudar fondos para los detenidos en la Huelga General del 14 de noviembre de 2012

El mismo año, llamaba la atención la desaparición de Fermín Muguruza del cartel del Festival Planet Babylon, al parecer por presiones del Gobierno Municipal de Alcalá de Henarés  (finalmente, el festival completo fue cancelado). 

El concierto de Albert Pla, previsto en el Teatro Jovellanos de Gijón en octubre de 2013, tampoco llegaría a buen puerto después de que el artista catalán declarara que le daba asco ser español. E incluso el superventas Miguel Bosé tuvo sus más y sus menos en 2010 con el alcalde de Torrevieja después de que el cantante comparara la represión cubana con la censura de las fotos sobre Gürtel en Valencia. Sus palabras dieron al traste con la posibilidad de ser contratado por la localidad para un directo en verano.