El trabajador de los juzgados de Ourense que fue detenido este viernes por la sustracción de efectos en dependencias judiciales ha quedado en libertad tras pasar a disposición judicial, aunque el juez le ha impuesto una orden de alejamiento de los edificios judiciales de la ciudad.

Según ha informado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), a este trabajador, entre cuyas pertenencias fueron encontrados relojes y otros efectos que habían sido robados, se le imputa un delito continuado de robo con fuerza.

El individuo fue detenido en Ourense en la mañana de este viernes por robar distintos efectos en la sede de los juzgados. Los juzgados habían puesto en conocimiento de la Comisaría Provincial la sustracción del interior de distintos despachos de varios efectos intervenidos y que estaban depositados en los mismos.

Las investigaciones lograron localizar algunos de los efectos (un escapulario, una cadena y un anillo), que habían sido vendidos en una casa de compra-venta de joyas de la ciudad. Los agentes constataron que el vendedor de dichos artículos había sido un trabajador de los propios juzgados, por lo que este viernes se procedió a su detención, sobre las 8,30 horas.

Recuperación de efectos

Tras las registros efectuados durante la mañana de este viernes se pudieron recuperar varios de los efectos sustraídos, ocultos en distintas cajas. Entre los objetos encontrados hay seis relojes de bolsillo, un ordenador portátil, varios teléfonos móviles, relojes de pulsera y otras piezas de joyería.

Parte de las joyas incautadas corresponden a pruebas relacionadas con la investigación judicial de la muerte del farmacéutico Tomás Milia y posterior incendio de su piso, en el centro de la ciudad de Ourense.

En el maletero del detenido en relación a esa muerte, se encontró una caja naranja que contenía una colección de relojes de oro, que estaba guardada en la caja fuerte judicial, y ahora recuperada entre las joyas incautadas. Su desaparición del Palacio de Justicia fue comunicada el día 10 de febrero mediante una "diligencia de constancia" procedente de la Audiencia Provincial.

En esa diligencia se explicó al letrado de la familia de la víctima, que al abrir la caja fuerte "por diligencias de otro procedimiento, se comprobó que la caja naranja conteniendo una colección de relojes, había desaparecido con todos, excepto uno dorado", lo que fue comunicado al presidente de la Audiencia y luego denunciado ante el juzgado de guardia, según el escrito judicial.

Consulta aquí más noticias de Ourense.