El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, ha recorrido este viernes un tramo de la autopista autonómica aragonesa ARA-A-1, cortada el pasado lunes al arrastrar la crecida del río Ebro una plancha cerca del punto kilométrico 1,00. Esta autovía une la AP-2 y la N-232, entre Villafranca y El Burgo de Ebro.

Rajoy ha acudido acompañado por la presidenta del Gobierno aragonés, Luisa Fernanda Rudi, y el consejero de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transporte, Rafael Fernández de Alarcón, quien le ha informado sobre esta autopista. También ha asistido el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde.

El presidente del Gobierno central ha saludado a miembros de los equipos de emergencias que están trabajando en la ribera del Ebro estos días, en concreto, la Unidad Militar de Emergencias (UME), la Guardia Civil, Protección Civil, las empresas públicas Tragsa y Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARGA), los Servicios Sociales y el Instituto Aragonés del Agua.

Antes de recorrer este tramo de la autopista, el presidente ha visitado otra zona afectada por la crecida, el recinto en el que se celebró la Exposición Internacional de Zaragoza, en la capital aragonesa, donde ha recorrido un tramo del paseo cercano al Pabellón Puente, lugar en el que se ha reunido con los alcaldes ribereños.

En declaraciones a los medios de comunicación en el Pabellón Puente, Mariano Rajoy ha señalado que el Consejo de Ministros ha aprobado, este viernes, un Real Decreto-Ley con medidas para paliar los efectos de la crecida y ha explicado que en estos momentos "no hay una estimación definitiva" sobre la cuantía a la que ascienden los daños y por eso "es imposible, a fecha de hoy", saber "qué es lo que se va a destinar".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.