El Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo ha procedido en la mañana de este viernes a entregar a la ONG Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres 24 pares de zapatos falsificados que habían sido incautados en el marco de una operación policial relacionada con una página web que vendía prendas de "marcas mundialmente conocidas" y que ahora serán entregados a "personas excluidas".

Sobre las 9,30 horas han acudido a la oficina judicial el director y el subdirector de la ONG, Vicente Pérez y José Luis Delgado, respectivamente, donde, en presencia también del representante de las marcas afectadas y del secretario de la jueza, se han sobrescrito con rotulador permanente las marcas de los tenis, con el objetivo de garantizar que éstos "no van a ser utilizados para otros fines", como la reventa.

Una media hora más tarde, los representantes de los Hermanos Misioneros han salido cargados con las dos cajas de cartón que contenían, a su vez, las 24 cajas de zapatos. Tal y como ha indicado el subdirector de la ONG a los medios de comunicación, con esto se completa el total de prendas que recibirán, después de que en diciembre el juzgado le hiciera una entrega "simbólica".

En concreto, ha manifestado que el pasado mes de diciembre el juzgado también les entregó una caja con "dos o tres pares" de zapatos que fueron incautados en la misma operación judicial y en los que también se procedió a pintar las marcas identificativas.

Delgado ha asegurado que todas estas prendas incautadas "irán dirigidas" a los residentes de su centro, en total 200 personas. "Es poco, pero —ha elogiado— estos gestos de buena voluntad de estas personas, especialmente de la jueza, que son los que hacen posible vestir a estas personas que vienen pidiendo ayuda todos los días".

"Las personas excluidas vienen de caminar meses y meses, ya os imagináis cómo tienen los pies y el calzado. Nosotros intentamos paliar todas las necesidades en la medida que podamos a estas personas necesitadas", ha añadido el subdirector de esta ONG que atiende a personas sin techo en una residencia y en el albergue —que recibe a unas 300.000 personas al año—.

Guardadas bajo llave

El subdirector de la ONG ha trasladado su comprensión respecto a la posición de las marcas afectadas, que pedían destruir las prendas incautadas. "El miedo siempre existe en la persona, pero esto va para los residentes de casa", prendas con las que vestirán "a unos pocos", ha comentado, a colación de lo que ha aprovechado para pedir donaciones anónimas de "gente de buena voluntad".

En esta misma línea, ha manifestado que, precisamente para garantizar que estos zapatos "no vayan a otro fin" y sólo los reciban las personas necesitadas, han habilitado "una habitación cerrada" en el centro de la que solo tienen llave los hermanos.

Cuestionado por los periodistas acerca de si la ONG podría darle uso a una partida mayor de ropa, como las 20.000 prendas incautadas en el mercado de A Pedra el pasado mes de octubre en el marco de la 'Operación Cuarzo', Delgado ha asegurado que sí, puesto que atienden a "muchas personas" que, aunque "siempre se dice en riesgo de exclusión, más que todo son excluidos sociales".

Al respecto, ha insistido en que si recibiesen las prendas incautadas en A Pedra se les "daría un fin social", aunque en todo caso "eso está en manos de —otras— personas". "A nosotros no nos compete, nosotros vivimos de la caridad y gracias a estos gestos de buena voluntad nos ayudan y nosotros podemos ayudar a esta gente", ha concluido.

Procedencia de las prendas

Según comunicaron a Europa Press fuentes del TSXG, estas prendas fueron incautadas a los dueños de una página web que, desde 2010, comercializaron "multitud de productos de vestir en los que mediante estampados y otras técnicas otras técnicas reproducían, de forma mendaz y no autorizada por sus propietarios", marcas mundialmente conocidas.

En la sentencia consta que desde ese año los propietarios realizaron "más de 200 operaciones de comercialización de dichos efectos", por lo que fueron condenados por un delito contra la propiedad industrial a sendas penas de seis meses de cárcel y a pagar una indemnización total de 12.000 euros. Además, se acordó la disolución de la entidad y el cierre del sitio web.

Posteriormente, el pasado mes de diciembre la Sala rechazó el recurso que había sido interpuesto por tres firmas de ropa afectadas por las falsificaciones —Levitas Spa, Hugo Boss y Adidas— contra un auto del mismo juzgado que, a petición de la Fiscalía, acordaba entregar numerosas prendas de ropa falsificadas incautadas a los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres de Vigo.

Las tres marcas textiles alegaban que, si la ropa no era destruida, existía el riesgo de que las prendas falsificadas "volviesen al circuito comercial". Sin embargo, la jueza desestimó el recurso al considerar que esta posibilidad "quedaría anulada mediante el marcado con tinta indeleble de los logotipos de las marcas afectadas", ya que así "carecerían de valor en el mercado".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.