Los nietos de los españoles emigrados a otros países hace decenios podrán reclamar la nacionalidad de sus abuelos. Esos son, al menos, los planes a corto plazo —a principios de 2008— que tiene el Gobierno —según informa La Vanguardia—.  

Para ello, pretende introducir pequeñas modificaciones en el Código Civil, que permitirán:

  • Extender la posibilidad de reclamar a los nietos de abuelo o abuela españoles (con uno vale).
  • La desaparición de la exigencia de que el padre (o madre) correspondiente naciera en España.

La ley de los nietos da cumplimiento a una norma de diciembre de 2006 —ley del Estatuto de los Españoles en el Exterior—, que tiene por objeto proteger los derechos de los nacionales residentes fuera del país.

A corto plazo, el mayor problema que se presenta es el alud de reclamaciones que esperan consulados y embajadas. Se estima que, sólo en Cuba, seis millones de ciudadanos se pregunten si tienen derecho a heredar la nacionalidad española.

Sin embargo, el Gobierno español cifra en "no más de 100.000" las concesiones finales argumentando que muchos solicitantes no serán capaces de hallar los documentos acreditativos necesarios.