La Confederación Española de Policía (CEP) niega la existencia de los malos tratos policiales denunciados por Amnistía Internacional, a la que califica como "la vergüenza de las ONG,s españolas" y acusa de inventar "informes fantasiosos" para conseguir proyección mediática y subvenciones.

En el Informe 2007 sobre derechos humanos presentado por Amnistía Internacional, esta organización asegura que "se siguen realizando torturas sistemáticas por parte de funcionarios públicos" y se cita el Caso Roquetas, ocurrido en julio de 2005, como "el nudo de la impunidad" que se detecta actualmente en España.

En defensa de los guardias de Roquetas

La utilización interesada del Caso Roquetas debería dar vergüenza a Amnistía Internacional

El sindicato policial CEP manifiesta en un comunicado que "la utilización interesada del Caso Roquetas debería dar vergüenza a Amnistía Internacional y a SOS Racismo, después de haberse demostrado judicialmente la inocencia de "un grupo de funcionarios públicos que fueron vilipendiados y acosados públicamente por estas organizaciones".

Balones fuera

Además, ante el resto de denuncias de Amnistía Internacional, el CEP recuerda que el régimen de incomunicación de detenidos es una medida excepcional dictada por las autoridades judiciales y que la expulsión de inmigrantes irregulares es siempre resuelta por las Delegaciones del Gobierno.

En cuanto al asilo: No puede ser calificada como tortura una simple denegación de un trámite

Sobre la denegación de solicitud de asilo, el sindicato policial afirma que "no puede ser calificada como tortura una simple denegación de un trámite", y en cuanto a las malas condiciones de los centros de internamiento y retención de inmigrantes, recuerda que presentan las mismas carencias que la mayoría de las comisarías de Policía y acuartelamientos de la Guardia Civil.

Respecto a la muerte de trece inmigrantes en las vallas de Ceuta y Melilla durante las avalanchas de 2006, citada también por AI, el CEP aclara que fueron muertes producidas, en todo caso, por la espalda, desde territorio marroquí y por parte de fuerzas policiales marroquíes.

Por último, señala que cuando AI dice que se enviaron inmigrantes a Marruecos cuando se podía demostrar su procedencia en virtud de un acuerdo de devoluciones ya existentes, debería saber que la normativa que se aplicó a estos inmigrantes fueron los acuerdos de readmisión, y no los mecanismos de devolución.

AI y SOS Racismo, la vergüenza de las ONG

Tras estas aclaraciones, el CEP asegura que Amnistía Internacional y SOS Racismo son "la vergüenza de las ONG,s españolas".

Acusa a ambas organizaciones de inventar informes fantasiosos, "pudiendo llegar a la injuria", creando alarma social y "poniendo en grave peligro el prestigio social del resto de ONG,s que realizan un trabajo encomiable", puesto que, añade la nota, para "seguir cobrando subvenciones públicas necesitan mantenerse vivas en los medios de comunicación".